18247_442673849115880_609550695_n

Dios bendiga este día para ti hermano. Muchos atribuyen a la suerte o al azar lo que sucede en sus vidas o en los globales acontecimientos del devenir. Nuestros antepasados, especialmente el pueblo elegido por Dios, el pueblo judío, veían en ellos, en cambio, una herramienta, entre otras muchas, por medio de la cual Dios les hablaba para sacarlos de sus iniquidades. Sabemos por las escrituras que el pecado es muerte, y una muerte que no solo afecta al que transgrede la ley de Dios, sino que toca y contamina, además, al resto de la humanidad y de la creación. En el presente podemos ver, de manera tangible, que esto es así; que el egoísmo del hombre produce desequilibrios en todo el planeta: acaba con miles de especies y el clima se ve igualmente afectado por el calentamiento global. Dios, no solo nos habla por medio de la naturaleza, sino que nos habla por otros medios; lo hace, sobre todo, en las Escrituras (como bien sabemos), pero además nos habla por medio de las personas con las que nos vamos encontrando a lo largo del camino de la vida. Nos habla por medio de nuestra historia de dolor y, del mismo modo, en todos los acontecimientos adversos que hemos ido superando, gracias a su Divina intervención. Así pues, hermano, no vayamos por la vida con anteojeras, pensando que todo se debe al azar, que Dios no me está hablando por medio de mis fracasos y mis triunfos o de las personas que puso a lo largo de mi vida. Que la desobediencia a Dios, por otro lado, nada tiene que ver con mi situación actual, o con la tela de araña que se tejió en muchas etapas criticas de mi vida. Que mi familia, no cuenta en el plan salvífico que Dios tenia destinado para mi; ni esas personas que me dieron un toque de atención para bien o para mal; o aquellas otras que me rescataron del infierno terrenal, en el que estuve, en un momento dado; o de ese amigo que, con su modo de vida, me esta diciendo que los santos son de todos los tiempos y que si él puede yo también.

Dios a diario, en cada memento, en cada segundo, nos está enviando mensajes y mensajeros; así pues, no seamos como el burro con anteojeras que solo ve en una dirección, y no piensa en otra cosa que quitarse la carga y llegar al pesebre cuanto antes. ¡Hay vida más allá de mi mundo…! del mundo que yo he recreado para mí sin haberme dado cuenta, en cambio, que ese mundo fue concebido por Dios para que yo me salve. No sólo está concebido por Él, de este modo, desde el principio de los tiempos; sino que Dios sigue trabajando, en ese mismo empeño ahora, en el presente, preparando una morada para ti y para mí junto a Él, en la Eternidad, como nos asegura la Escritura. Esa morada nos la está haciendo posible, como ya dijimos, por medio de las personas y acontecimientos a través de los cuales Él nos habla. No seamos miopes… ampliemos nuestro campo de mira y estemos atentos a todo acontecer; hasta el más insignificante.

Un abrazo, Dios te bendiga.

Pedro CH.

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quire decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida.

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s