Evangelio del día en audio

http://www.rezandovoy.org/reproductor/adulta/110

http://rezandovoy.org/

Una forma nueva y diferente de acceder al evangelio a través de reflexiones audibles, acompañadas de música relajante, que te llevan a meditar la palabra con más profundidad y concentración.

Para acceder al audio pulsar en el enlace que aparece a pie de foto y después, cuando se abra la página, encima del día de la semana en el que nos encontremos.

Los santos inocentes, Evangelio del día.

huida-a-egipto-por-matanza-herodes-770x480Después de la partida de los magos, el Angel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”.
José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto.
Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: Desde Egipto llamé a mi hijo.
Al verse engañado por los magos, Herodes se enfureció y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años, de acuerdo con la fecha que los magos le habían indicado.
Así se cumplió lo que había sido anunciado por el profeta Jeremías:
En Ramá se oyó una voz, hubo lágrimas y gemidos: es Raquel, que llora a sus hijos y no quiere que la consuelen, porque ya no existen.

Leer el comentario del Evangelio por
Eusebio el Galicano (siglo V), monje, obispo
Sermón 219; PL 39, 2150

« ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?» (Mt 2,2)

El traidor Herodes, engañado por los magos, manda a sus esbirros a Belén y a todos sus alrededores para matar a los niños menores de dos años… Pero nada has obtenido bárbaro cruel y arrogante: puedes hacer mártires, pero no logras encontrar a Cristo. Ese malvado tirano creía que la venida del Señor nuestro Salvador era para echarle de su trono real. Pero no fue así. Cristo no vino a usurpar la gloria de otro, sino para hacernos don de la suya. No vino a apoderarse de un reinado terrenal, sino a concedernos el Reino de los cielos. No vino a quitar dignidades, sino a sufrir injurias y malos tratos. No vino a preparar su cabeza sagrada para una diadema de pedrerías, sino para una corona de espinas. No vino para sentarse gloriosamente encima de los cetros, sino para ser escarnecido y crucificado.

Por el nacimiento del Señor «Herodes se turbó y toda Jerusalén con él» (Mt 2,3). ¿Qué hay de extraño que la impiedad se turbe por el nacimiento de la bondad? He aquí que un hombre armado se asusta del que está acostado en un establo, un orgulloso rey tiembla ante el humilde, el que está revestido de púrpura teme al pequeño envuelto en pañales… Fingió querer adorar al que buscaba para hacerlo matar (Mt, 2,8). Pero la verdad no teme a las tramoyas de la mentira… La traición no puede encontrar a Cristo porque no es a través de la crueldad sino de la fe que se debe buscar a Dios que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

El Sentido Auténtico de la Navidad

Jesús viene, una vez más, esta navidad, para concienciarnos de que hay un camino, una salida a todas la crisis, también a la económica; que, en el fondo no es otra cosa que una crisis de valores. No nos engañemos: no porque cambien los gobiernos vamos a mejorar  en nuestras relaciones personales y en un avance de la calidad de vida para todos, la historia del ser humano nos lo pone de manifiesto, una y otra vez, ya que en el fondo estamos limitados por la cultura, la genética y, especialmente, por el pecado que nos atrae, como un imán, hacia nuestro lado oscuro, es decir  hacia la muerte. Ya lo dice la Palabra de Dios: “el fruto del pecado es la muerte”.
El hombre está herido en su propia naturaleza, cada cual, experimenta en el día a día, que, está concernido, por un lado, por su mente egocéntrica -es decir, por la envidia, los celos, el afán de protagonismo, la vanidad, el miedo, etc- y por otro lado, siente la limitación y el peso de su propio cuerpo: la enfermedad, la pereza, la lujuria, la gula y el desánimo, entre otros. Éstos avatares han marcado la historia de la humanidad: si echamos la vista atrás, nos daremos cuenta que ningún gobierno ha resuelto, nunca, los problemas del hombre: incluso en los de mayor bienestar social, el hombre es un problema para él mismo, por lo que opta, en muchas ocasiones, por quitarse la vida suicidándose. Así lo muestran las estadísticas de los países más desarrollados. Jesús conocía, bien, nuestra condición y, por eso, en un momento, dado, llegó a decir: “los pobres siempre los tendréis entre vosotros”. Jesús, conocía de nuestra condición porque los primeros que le rechazaron fueron sus propios paisanos, eran ciegos para reconocer que en una aldea como Nazaret, y de su propia sangre, pudiese nacer el Mesías, el salvador; sanador y reparador de almas y de cuerpos. También sabía, Jesús, que muchos llevados de sus pasiones no estaban dispuestos a ver y entender la Verdad. Como nos muestra la escrituras en Mateo 13, 13-15: Por eso les habló en parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden. Y en ellos se cumple la profecía de Isaías que dice: “AL OÍR OIRÉIS, Y NO ENTENDERÉIS; Y VIENDO VERÉIS, Y NO PERCIBIRÉIS; PORQUE EL CORAZÓN DE ESTE PUEBLO SE HA VUELTO INSENSIBLE. Los hombres de hoy, como los de antaño, nos hemos vueltos insensibles para reconocer a Dios en los acontecimientos de nuestra vida y en la Palabra de Jesús con sus obras y su testimonio  en los evangelios: Él, con solo doce hombres, hizo que su vida y muerte, apenas conocida para sus propios coetáneos, se extendiese por todos los continentes de la tierra. Nos hemos vuelto insensible para reconocer el cambio que Jesús obró en la vida de muchos hombres a partir del conocimiento de los evangelios, de manera especial, en todos los santos de la iglesia –hombres al fin y al cabo como los demás-. Insensibles para ver que, aún, hoy -en un mundo que se cree autosuficiente y que intenta suprimir todo vestigio de sus raíces cristianas- hay un gran número de personas que nadan a contracorriente llevando, por un lado, una vida conforme a los valores de la palabra de Dios y, por otro, dando testimonio de su fe, sin buscar, por ello, compensación económica o reconocimiento alguno; buena cuenta de ello la dan  miles de personas volcadas en la evangelización y en la ayuda humanitaria: catequistas, misioneros, visitadores de enfermos y encarcelados, religiosos dedicados a los emigrantes y enfermos mentales, colaboradores de Cáritas, etc. Nos hacemos insensibles, igualmente, para ver, que cuando el hombre rebaja su nivel moral y ético (que no puede venir de otro que no sea del Dios revelado en Jesucristo,  ya que no es lo mismo seguir a Dios que a otro ser humano expuesto a las mismas limitaciones físicas e intelectuales que el resto de sus congéneres; por tanto, sin ninguna fuerza moral para imponer sus criterios) cae, como está sucediendo, de un tiempo a esta parte, en todo tipo de depravaciones; ya sea en su vida privada o en el ámbito de lo público. Insensibles, así mismo, para ver que estamos inmersos en medio un mundo caótico en el que impera la ley del más fuerte; tal vez por qué creyó, a pie juntillas, en la teoria del Evoluciónismo: y si, como ésta preconiza, vence y sobre vive el más fuerte,  tendremos que sobrevivir, entonces, por la ley del más violento. De ahí las guerras, los secuestros, las violaciones, el narcotráfico, la trata de personas, la  esclavitud y el abuso de niños, el acoso laboral,  la dictadura de la moda y el endiosamiento del cuerpo. Si todo lo anterior, no nos hacen que pensar, viendo no ven, y oyendo no…, ¿dónde acudiremos? Cojamos la Biblia, cuando el pueblo obedecía los mandatos de Dios y se ponía en sus manos como lo hizo el Rey Salomón, Dios se ponía de su parte, les otorgaba grandes periodos de paz y prosperidad. El Rey Salomón tuvo un sueño, en el que Dios le dijo: “Pídeme lo que quieras. Salomón contestó, dame, Yavé, un corazón grande y prudente para gobernar a Israel, y poder discernir entre lo malo y lo bueno, porque ¿cómo, si no, se puede gobernar un pueblo tan grande?”. ¡Ay, si los gobernantes, actuales, en lugar de escucharse a sí mismos y a sus plauseros, escuchasen la palabra de Dios¡ ¡como cambiaría todo!
Jesús viene pobre y humilde esta navidad, como siempre, y el único reto que nos plantea es nacer de nuevo como niños confiados en su amor y entregados al cumplimiento de sus mandamientos. Él estará a nuestro lado para, si tenemos voluntad, ayudarnos en la tarea; no quiere imponerse a nadie, solo pide que le abramos el corazón libre de prejuicios para sanar nuestras miserias y otorgarnos el perdón y la paz que solo el puede otorgarnos por medio de su iglesia.

CANTEMOS AL SEÑOR UN CÁNTICO DE ALABANZA PORQUE EL SE HA APIADADO DE NOSOTROS, NOS HA VISITADO, NOS HA ABIERTO LAS PUERTAS DEL CIELO y nos ha comunicado que otro mundo es posible si permanecemos unidos a Él confiando en su Palabra. FELIZ NAVIDAD MUNDO.

 

Polvo y Ceniza soy

       Yo te ensalzo Padre por  la obra de tu creación, por su variedad multiforme en su abanico de colores, aromas y formas;  por el rumor del viento, el canto de las aves con sus vuelos acrobáticos, la anchura inconmensurable del universo y su sinfonía de equilibrios interplanetarios; por la naturaleza, germinadora, infatigable, de vida; por la algarabía e inocencia de los niños. Yo te alabo, por los regalos de cada día: el pan, los amigos, la salud. Por tantos hermanos entregados a tu causa, sin esperar otra recompensa, que no es poca, que Tú mismo. Alabado seas Padre por tu hijo Jesucristo que nos hizo a todos los hombres herederos de tu reino y tus promesas de vida: Él fue golpeado, azotado, traicionado, abandonado, acusado con mentiras y calumnias; para llevarnos a una vida nueva abundante de paz, salud y vida para los que en Él creemos. Si padre renuncio, por  amor a tu hijo, a los ídolos de barros que antes adoré: al dinero, la lujuria, al hedonismo, la mentira, la cobardía. Sólo deseo tenerte a ti por el único  y verdadero Dios que puede salvarme. Gracias por que cada instante de mi palpitar, Tú lo sostienes con tus manos poderosas; aún sabiendo que sólo soy polvo y ceniza. Abro la boca y me puedes hacer callar al instante, los ojos y cegarme como a Pablo, respirar y quedarme sin aliento. Todo, todo te pertenece, porque Tú lo creaste de la nada por amor. No hay minuto o segundo que no sea tuyo: Un secuestro y ya no estoy, un tsunami y desaparezco, un terremoto y quedo engullido, un atropello y herido mortal, un simple ruido atronador para hacerme desfallecer. TIENEN OJOS Y NO VEN, OÍDOS Y NO ESCUCHAN… PORQUE SU CORAZÓN SE HA VUELTO INSENSIBLE (Mateo 13, 14-16). Muchas veces te preguntas porqué te pasa esto y aquello, pero pocas veces te pones a confrontar tu vida, con las enseñanzas del evangelio, donde se encuentran todas las respuestas a tus porqués. Que pases buen dia hermano. 

 

Sin confianza no hay paz aquí ni paraíso allá

embeleso-300x183Los niños son alegres, viven sin recelos, no se cierran sobre si mismos porque creen desconocerlo todo, y por eso tienen gran capacidad para interiorizar lo que se les dice. No hacen interpretaciones sobre el ser o actuar de los demás porque no buscan el lado negativo de los otros. Viven el presente sin agitarse ante el porvenir, no se agobian por el paso de las horas y el tiempo; para ellos el estrés no existe porque viven intensamente el presente y su cabeza queda vacía de todo lo demás (aunque terminen cansados hasta la extenuación con sus juegos, ellos no se quejan porque no viven vueltos sobre si mismos); no se detienen en las meteduras de pata, porque perciben que su padre derrocha en ellos el mismo amor que el día anterior. No tienen miedo, su padre es el mejor, el mas fuerte, el mas sabio y los sacará de cualquier apuro. Piden y lloran por lo que desean, incansablemente, a su padre porque confían que él se lo dará todo. Se echan a dormir, con toda tranquilidad y confianza, en los brazos de su padre porque allí se sienten invulnerables; ellos están seguros de que el padre no los dejará caer antes que lleguen al suelo. Si el padre lo contraria, el niño lo olvida pronto, sabe que el padre tendrá sus motivos para hacerlo. Se arriesgan: corren delante del padre y se meten por cualquier recoveco porque conocen, de antemano, que el padre no les pierde de vista. Al final del día queda tranquilo, está confiado que su padre no le abandonará nunca. Así, hermano, actúa nuestro padre Del Cielo con nosotros, aunque nosotros, a diferencia del niño pequeño, hemos dejado sus brazos para entregarnos en manos de nuestra inteligencia, nuestro dinero, nuestra ciencia, nuestros placeres y nuestros engaños. No obstante, hemos de saber que este Padre, Inteligencia, Espíritu Celestial, supera a todos los padres: Él es Eterno y no solo parece perfecto sino que lo Es; ademas tanto apuesta por tí que a dado su vida a cambio de la tuya, esperando que regreses a sus brazos para devolverte la libertad (la que tu mal vendiste) con su Palabra. Todo gratuito, Él no lleva en cuenta tus deserciones y tus entuertos; Él sólo desea regalarte su paz aquí en la tierra y su Inmortalidad más allá de tu muerte física.

Mateo 18, 2-3: Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: «Les aseguro que si ustedes no cambian o no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos.

En la necesidad

amor-fraterno

Hoy Señor, Rey de reyes, vengo a ti, pobre, como siempre, mendigando tu amor, tus señales, que confirmes mi tarea: Unas veces encuentro respuestas, muchas otras silencio, creo que el silencio viene envuelto en falta de fe, porque a poco que estoy atento, se que tú me respondes de una y mil maneras. Gracias Señor.
Hace pocos días te pedía me dijeses como  ves Tú a las personas, para poder amarlas, yo,  como tú las amas. Me respondías en el silencio, que nos ves a todos como niños pequeñitos, puros, limpios, porque así nos has creado;  que la maldad es fruto directo o indirecto de las insidias de satanás en nuestras vidas, de su astucia para hacerse con nuestra voluntad. Por eso pides que estemos atentos a tu Palabra de vida, para que podamos vivir en la verdad, primera; con el espíritu puro y libre conque nos creaste en un primer momento. Señor como podré agradecer que me hayas llevado al conocimiento de esa verdad que eres tu mismo, me gustaría expresar con palabras este sentimiento que quiere salir de mi, para decir al mundo ¡despierta! que eres libre, rompe las cadenas de tu pecado, sal de tus miedos, eleva tu alma a Dios, y Él vendrá en tu auxilio. En realidad ya vino, dio su vida por ti y por mi, y espera que te rindas, que reconozcas qué, en Él reside toda verdad y todo poder. Cuanto amor hermano, Dios, sin necesitarnos, a dado su vida para que seamos libres; libre del egoísmo que nos ciega, libre de la lujuria que nos encadena, libres del orgullo que nos roba la convivencia y las amistades, libres de nuestra sabiduría interesada que nos lleva a tregiversar tus palabras, a malos caminos y nos enfrenta a nuestros mayores; libres del temor, porque en el que todo lo puede, Csto, encuentro la paz ¡Hermano despierta! confiesa tu pecado aún estás a tiempo, un cielo te espera y comienza ya aquí en la tierra. ¡oh! Papaito Dios cuanto bien me has hecho, a mi, gran pecador, soberbio, orgulloso, engreído, prepotente, impuro, criticón, incondescendiente, malpensado. Señor pecador soy, limpia mi alma, purifica mi mente, enséñame amar, alíneame con tu corazón.  Pecador  e indigno era, cuando Tú ¡oh Dios mio! me miraste. A pesar de mi vanidad e indefensión  me mostraste tu misterio y tu corazón. ¡Oh señor que no me separe de ti! ¡no me dejes tropezar !Dios mio! no quiero ofenderte, ni a ti ni a mis hermanos. Reconstruye mi casa -nuestra casa- porque así tu hijo, derramando su sangre, lo ha querido. Dame la gracia de amar Padre como tu mismo Amas. GRACIAS SEÑOR, INDIGNO SOY. Buenas noches

 

enc.png

¿Te apuntas a la vida?

SIN EL DERECHO A LA VIDA, QUE ES EL PRIMERO DE TODOS LOS DERECHOS NO EXISTIRÍA NINGÚN OTRO DERECHO. VIVE Y DEJA VIVIR. MUJER LLEVAS EN TU SENO UN TESORO QUE SOLO LE PERTENECE A DIOS Y A SI MISMO, PUES ÉL LO HIZO LIBRE.

Rema mar adentro, rema sin parar, hasta que desees ser océano

rema-mar-adentro-4-728Rema mar adentro y experimenta que eres una gota de agua en la inmensidad del océano, rema mar adentro y prueba tu inconsistencia y tu vulnerabilidad sobre unos maderos bien enlazados en la noche calma, de estrellas sostenidas, en las manos del amado que las diseñó para tu admiración y deleite. Rema mar adentro en las aguas bravas de la tempestad, para que sientas tu pequeñez y el miedo de que todo se puede hundir en un instante, menos el amor de aquel que puede calmar tu tempestad interior y la cloaca de tu pasado; de mi pasado. Rema mar adentro para arrojarte en las aguas de Dios. Hazte gota salada en el mar de Dios; balanceate en él, surca por sus profundidades entre esculpidos corales de espontánea belleza anárquica. Adéntrate entre fiordos, acantilados y cuevas. Déjate llevar del Mar que es Dios y se tú la gota acariciada por la suave brisa en su superficie de una mañana con cielo despejado y cigüeña rasgando el tenue sol que se despereza en su zenit anaranjado. Se por un instante la minúscula partícula que salte alegre y juguetona en el mar embravecido y soberano del Creador. Y verás, con tus propios ojos, que las aguas ya no te producirán terror; no te anegaran; no te quedaran sin aire, sin respiración. Adéntrate hermano, suéltate al brazo paternal del océano que todo lo suaviza, todo lo llena de puentes de arcoiris. Se gota, no quieras ser roca estática, piedra insensible y varada por el orgullo, nave arrastrada por cualquier viento que se pierde en el vació de sus bodegas agostadas por el tiempo y el hambre del hombre insustancial que todo lo devora. No tengas miedo de ser lo que eres, de tu destino primero. Purifícate en el mar de Dios, vuélvete al amor que te engendró y que después te rescató por tu indolencia. Retorna al mar, que el mar se volverá nube y la nube te soltará de su aterciopelada mano como renovada gota enérgica que alimenta plantas, sacia la sed de animales y vigoriza las células de los hombres, tus semejantes. Tú, hermano, eres agua, yo soy agua: algunos sabios dicen que en un ochenta por ciento, pero sobretodo eres mar, hijo del mar, hijo de Dios y hermano del hijo del hombre.                                                 Un abrazo donde quieras que estés; y ten, siempre, presente que en la tormenta el agua no se estremece, simplemente salta por encima de ella para quedar iluminada de colores.

 

¿Cuál es tu vara de medir?

Buenos días hermanos comencemos el año con el mejor de todos los propósitos: no juzgar al hermano. Al hacerlo levantamos muros de incomunicación. El que mata a una persona acaba con su cuerpo; el que juzga, en cambio, da muerte en vida a una persona haciendo de ella un cadáver viviente. Es más Jesús nos dice unas palabras muy duras en el evangelio de Mateo 7, 1-5 a este respecto: “No juzguéis para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá. ¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano. No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las huellen con sus patas, y volviéndose os despedacen”.

El amor es como una locura

images (1)

Si el gusanito creyera
que, por salvar al gusano
como si fuese su hermano
gusano el hombre si hiciera,
¿Qué criatura no reiría
semejante tontería?
¿Y es que se puede creer,
sin que ya nadie se asombre,
que por salvar a los hombres
Dios hombre llegó a ser?
En la humana gusanera
un Dios se dejó caer…
O está loco quién lo cree
o Dios es loco en primera.
Locura en verdad divina
de las que no tienen cura.
¿Quién entiende o se imagina
ser Creador hecho criatura?
Es que Dios se ha trastornado
con la locura peor.
Es que Dios se ha enamorado:
una locura de amor.

Autor desconocido.