LA PEDAGOGÍA DE DIOS

maestro

No decaigas ante la opresión y las pruebas, no desandes el camino ya recorrido. Dios tiene su pedagogía y ésta, como Él mismo, es perfecta. También a ti te invita, en este pasaje bíblico, a pasar de la angustia a un lugar espacioso y sin estrechez, donde tu mesa, bien servida, estará llena de manjares (de las delicias de Dios). Siguel el enlace:

http://www.vatican.va/archive/ESL0506/__PLC.HTM?fbclid=IwAR0lvQ7VhhZny7KkmNgjxULMV1B0a8PdBP5kHRlxd4Xc7c1KnJQMtdJ6CHI

Dando vida a los pensamientos

Pensamiento-crítico-y-creativo-1080x675

Difícil es vivir sin autoengañarse; mecanismo de autodefensa que nos hace la vida más cómoda, pero, a la vez, menos comprometida y genuina.

Cuanto más descubro el mundo y sus mecanismos más pequeño me reconozco en él. Como dice el Padre Ignacio Larrañaga: Todo seguirá igual después de mi muerte.

No hay nada que haga madurar más deprisa que el dolor y nada menos inmovilista que nadar contra corriente. Hoy la corriente de la cultura global es torrencial y muy pocos se deciden a cuestionarla y mucho menos a combatirla.

Puedo proponer un modelo de sociedad, pero teniendo siempre presente (por aquello de la imposición en que incurren todos los gobiernos sin contar con el pueblo) que la persona no es una rata de laboratorio con la que se deba experimentar. El hombre se cimenta en cinco pilares básicos: la familia, la moral, la tradición, la libertad y la historia. Cuando se prescinde o anula uno de ellos la sociedad se desmorona por vivir ajena a la realidad de sí misma: algo en lo que incurren todas las ideologías.

Las personas cambian los sistemas de gobierno, por el contrario, se perpetúan. Por tanto, si me dan la posibilidad de elegir prefiero hacerlo entre personas, que no entre sistemas; esto siempre y cuando ¡claro está! que yo tenga la posibilidad de elegir personalmente a quien desee que me represente, y no a quien me impongan unas listas cerradas.

No al paternalismo y a la compasión para con los desheredados, no sea que vayamos a fomentar la mendicidad y el pesebrismo. Démosle, por el contrario -si realmente es cierto que creemos en la igualdad entre personas- lo que les pertenece por justicia y derecho. Estamos en campaña y no hace mucho se presentó por estos lares un gobernante a prometernos más subsidios, en lugar de prometer fomentar el empleo. Mientras tanto, la región se despuebla, por falta de oportunidades, de su valor más preciado; a saber, la juventud.

No te prometo nada, Señor, solo autenticidad a cada paso del camino recorrido, porque como dijo el Gran Poeta «Caminante no hay camino, se hace camino al andar» y mi única pretensión seria, que al final del recorrido del mío, encuentre tu mano extendida para salvar el precipicio del absurdo aparente de la vida.

Hoy he contemplado un paisaje que cualquier pintor lo hubiese querido retener en su memoria plástica, para inmortalizarse en él. En aquel éxtasis de placer y gratitud, escuche una voz interior que me decía: no te diluyas en mí, tu misión consiste en ser testigo del Sueño de su Creador, para que tanta belleza y tanto amor no se precipiten en el vertedero del olvido de las prisas de los hombres y mujeres de este siglo.

Un psiquiatra, no recuerdo ahora quien, sentenció: “buscamos lo auténtico, pero cuando lo encontramos lo rechazamos por su envoltorio” ¿Es posible que esto mismo nos haya pasado con Jesús? Él entró en la historia de la humanidad como uno más entre los pobres, entre los humildes; sin obstentación y sin ambiciones personales de poder.

Prefiero asirme a Dios antes que a la nada y al sentido común antes que a la tiranía alienante de la moda y del sistema cerrado de las Ideologías.

Etiquetar a una persona o a un grupo de personas es destruirlo, al final las palabras son espíritu y el espíritu es vida. Uno termina por creerse lo que dicen de él y con eso lo cercenan e incluso lo matan. Si Jesús hubiese mirado la etiqueta que arrastraba la mujer adúltera, y no a su corazón, esta nunca habría cambiado de vida. Y ello, simplemente, porque los “buenos” hubiesen terminado con su vida.

No te etiquetes a ti mismo como bueno o de estar en el grupo de los buenos, porque como dice Jesús: Uno solo es bueno, Dios. Y si Uno solo es bueno… solo éste, también, conoce que es lo que conviene y lo que no conviene. Cuando uno se cree bueno, también se cree con derecho a decidir sobre la vida y a la muerte de los demás. Los políticos deben creerse, en su inmensa mayoría, estar en el grupo de los buenos, ellos han decidido ya por Dios, quien debe vivir y quien no.

El amor da vida, el egoísmo asesina.

Sigue el enlace: El amor que se escribe con mayúscula, el amor verdadero no busca su propio interés.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2112439132118184&id=100000563520461&sfnsn=cwmo

Una tarde melancólica y reflexiva: miscelánea

pensador

1. ¡Qué grande es la fuerza del amor¡ ¡Dios mío, gracias!
2. El sectario sigue a su dirigente(es) como oveja mansa y no como hombre libre capaz de razonar por si mismo y de tomar sus propias decisiones. ¡Ojo! los hay en todos los colectivos humanos ya sean de carácter ideológico, profesional o religioso.
3. ¿hay mayor cordura que ser consciente del adoctrinamiento de los gobiernos y los medios de comunicación?
4. Siempre que el materialismo gana posiciones el hombre las pierde. El mayor de los materialismo radica en las ideologías que explican al hombre y a la historia en razón exclusiva a la economía.
5. Si no atisbo la brisa en la superficie de mi epidermis, despiértame no sea que mi ausencia pueda herirte.
6. Te quiero es fácil decir si no hay intimidad y difícil cuando se tiene. Nos mata el orgullo.
7. Cuando retorne a ti no sé que pasará, aunque me invade la certeza que no me rechazarás por haber sido yo.
8. Nunca estuviste a mi alcance para abrasarme en ti, pero cuando llegues a mi vida no te aprisionaré, dejaré volar tus alas al impulso de tu corazón para que, cuando sientas desaliento, pueda de nuevo atraparte entre mis brazos he insuflarte sabia nueva.
9. ¡Cuánto por conocer y cuan poco el tiempo de la prueba y el aprendizaje¡¡Tantas las ganas de Ser y tantos los sentimientos de rechazo…! Que cuando busco siempre encuentro una voz musitando en lo más profundo de mi corazón: no te detengas, el camino no se anda mirando lo perdido si no percibiendo lo ganado.
10. La discriminación llega más veces por el corporativismo (militante o no) que intenta conservar sus privilegios, que por la convivencia real y diaria con el diferente. El corporativismo militante y ciego en diferentes ideologías no es más que un subterfugio donde muchos enmascaran su inseguridad e insustancialidad; también un modo de marcar diferencia para sentirse mejor que el resto. Aunque ya sabemos que uno solo es bueno: escrito está.
11. Cansada y apesadumbrada mi alma se desgasta, al querer discernir lo humano y lo divino, viendo que el alcance es ínfimo; pero no importa puesto que una sonrisa cómplice me envuelve en esta hora.
12. Reclamos de pájaros inundan la alcoba sombría de mi corazón, la vida fluye a cada suspiro pujando por abrirse camino con voracidad de felino hambriento. Da igual, no importa lo aprisa que corran los otoños y las primaveras porque yo sé que llegará tu respuesta; ya está llegando, ya llegó. ¡Aleluya!
13. Prefiero correr el riesgo a equivocarme y tener malos gobernantes, malos escritores e ineptos zapateros cada uno de ellos con sus propios principios y servidumbres; a tener gobernantes, escritores y zapateros superdotados comiendo todos ellos de un mismo pesebre y siervos de un a misma moneda, sea esta del signo que sea.
14. La libertad es un derecho que corresponde a todos por igual; no a aquellos iluminados paternalistas que solo creen en la infancia eterna del pueblo. Muchas veces he intentado explicarme ese afán de dominio que unos hombres quieren ejercer sobre otros, pero nunca encuentro la respuesta: para mí simplemente es inconcebible. Según algunos psicólogos corresponde a complejos de inferioridad e inseguridad. De ahí se deriva que intenten dominar y controlar al resto de congéneres.

P. CH.

A -L -B -O -R -A -D -A

images

Hace unos años atrás -bastantes- escribí estas líneas que me brotaban del corazón, para una revista. Hoy, por casualidad, he tropezado con ellas y os las muestro de nuevo un tanto retocadas. La decisión que tomé por entonces fue la correcta y ya está dando sus frutos, no los voy a describir porque los frutos caen por su propio peso y, en el suelo, hablan por sí mismos: llegó la hora de la cosecha, el hortelano hizo su cometido y el árbol le fue agradecido. ¡A Dios sea la gloria!

La noche va extendiendo su amplia sombra, sobre la superficie del globo translúcido de nuestro planeta Tierra, atrapando a muchos de sus inquilinos en un sueño atormentado de pasiones insatisfechas y dudas que les paralizan como en una película de terror. Sin embargo, la noche es finita como todo lo demás, y el día la va destronando de su asiento para que en una inspiración y henchir de alvéolos pulmonares nos percatemos que, con el alba, el mundo se renueva o muere, al igual que nosotros mismos nos abrimos a la vida o nos entregamos a la muerte bajando los brazos en el abandono. ¡No, no hay que resignarse al fatalismo, aunque exista en todo hombre una cierta atracción hacia la decadencia: es decir hacia el abismo y la oscuridad, en otros tiempos se decía hacía el pecado, aunque todos estos vocablos son necesarios por complementarse.

En ese vértigo estaba cuando una esperanza, una luz, brilló y sigue alumbrando mí horizonte. Le hablé siendo niño, en el momento que, derramando lágrimas amargas de dolor, imploré ayuda a esa luz -que era Jesús- y me escuchó. Sin embargo yo por aquellas fechas, aún, no lo conocía.

¡Sí, me acercaré de nuevo a Él, como antaño, al igual que lo hizo el hijo pródigo. Mientras tanto reflexionaba de esta manera: el hombre es el único animal capaz de cambiar su historia, y por eso mismo, voy a ser parte activa de este mundo; quiero implicarme en él para no sentir la noche desgarrando -con su pesadez aplastante- mi alma en jirones de soledad, miedos y recuerdos inconfesables.

¡No, no puedo esperar que el mundo cambie para entregarme al Amor y a la Vida, porque yo también soy mundo! Por ende, voy a ser transparente, regaré de vida y fecundidad una tierra prestada que otro ocupará cuando la Eternidad forme parte de mi definitiva existencia. Al mismo tiempo voy a huir de toda comparación, porque la comparación traumatiza y asfixia: cada cual tiene su propio ritmo y, por cierto, yo tengo el mío; lento pero ascendente.

Para finalizar, mi último propósito para esta nueva e inédita etapa la centraré en la búsqueda de mi libertad, la libertad que Dios me dio entre seguir mi propio parecer, o elegir mi verdadera y genuina identidad; la de aceptar que soy su hijo y, como tal, conocerle y amarle como Él me conoce y me ama. Creo que no hay otro camino más eficaz, para que se plasme en mí su propio sello (el sello del Espíritu Santo), que el de buscar la intimidad con Dios a través de la oración y el consejo de la Palabra en mi corazón. Ese fue el camino que el mismo Jesús nos mostró, cuando se apartaba en solitario a orar, buscando la intimidad con el Padre, para conocer su voluntad y, por otro lado, se dirigía a las sinagogas, a escuchar la Tanaj de manos de los maestros de la ley.

Sí, Jesús mío y Dios mío ¿para que me voy a engañar? yo sé que solo Tú tienes palabras de Vida; palabras Eternas.

P. CH.

¡Que no te lo cuenten! no es lo mismo saber que conocer

mini_tren-300x238No es lo mismo saber que conocer, aunque en español esta palabra en muchas ocasiones la utilicemos indistintamente.

Saber se refiere principalmente al almacenamiento de datos en la memoria del celebro que se aprende conceptualmente al leer algo, al escuchar algo, al ver algo, sin necesidad que ello implique a la persona por completo. La RAE lo define en primer lugar como tener noticia del algo o conocimiento de algo, también como estar instruido en algo.

Por conocer, en cambio, se entiende a un saber que además de ser conceptual comprende una relación más estrecha con el objeto o la persona materia de mi estudio o conocimiento, de ahí que la RAE lo defina de este otro modo. Conocer: Averiguar por el ejercicio de las facultades intelectuales la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas.

Hablando en el plano material yo puedo saber que existe Honolulú, pero no conocer dicho lugar por no haber estado allí, puedo saber que tengo unos parientes en México, incluso sus nombres, porque me lo dijeron mis abuelos, pero no conocerlos, etc.

La biblia también nos viene a decir que hay un tipo mas completo y genuino que el simple saber de la existencia de algo o de alguien, un conocimiento que implica relación, intimidad y plenitud. (Genesis 4, 1): Y el hombre conoció a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín, y dijo: He adquirido varón con la ayuda del SEÑOR. Por contraposición podemos ver este otro pasaje (1 Reyes 1, 4): Y la joven era hermosa; y ella abrigaba al Rey, y le servia, pero el rey nunca la conoció.

Pasando del plano material, al espiritual y siguiendo con esta disertación entre saber y conocer, podríamos decir que los católicos, en su gran mayoría (no voy a entrar a valorar otras religiones porque no las conozco, algunas incluso, no tienen nada que ver con el Dios de la Revelación) nos hemos quedado en el aprendizaje de un Dios conceptual o teórico, por medio de la catequesis, de los sermones, de prácticas religiosas rutinarias, recibidas de los antepasados; lo cual nunca está demás, para saber que la fe, no es un puro fideísmo; es decir creer por creer, sino que tiene un fundamento y una base sólida. Pero, en cambio, tal vez por ignorancia, por confundir saber con conocer, hemos prescindido de una relación intima con Dios, que es a fin de cuentas el conocimiento más perfecto de Dios, de las personas y de las cosas, entendiendo por íntimo, un comunicarse de persona a persona, de tú a tú, y si se trata de objeto, como ya se dijo de atrapar o aprehender sus cualidades.

Me diréis y como se puede además de saber de Dios, conocer a Dios, pues es muy fácil y, de algún modo, se ha dicho muchas veces, pero parece que miles de años de tradición no son fáciles de cambiar en un espacio de corto de tiempo. Tan fácil… que es una práctica que llevamos a cabo, casi a diario, con las personas, o con algunas muy concretas; a saber, con la mujer, con los hijos, con los amigos, con los compañeros de trabajo. Para conocer a alguien, hay que tratarlo, escucharlo, ponerse en su lugar, empatizar con él: llorar y reír con él si es necesario, bailar con él, etc.  Para tratar de conocer a Dios, intimar con Él, pasa un tanto de lo mismo. No se puede conocer a Dios, solamente por lo que otros te hayan hablado de Dios, que siempre será un conocimiento limitado por sus propias carencias humanas, o su cosmovisión del mundo, y que igualmente, pueda tratarse de un saber intelectual acerca de Dios. Para conocer a Dios, por tanto, hay que conocerlo no sólo por intermediarios, sino personalmente. Y que debo hacer para conocerlos personalmente, pues bastante simple, hay que ir donde Él se encuentra personalmente. A Dios lo encontramos de “rodillas” en el sagrario, Él está allí en persona, tan real como el Dios que anduvo en palestina y que se dejó clavar en la cruz, para rescatarnos a ti y a mí de la misera de nuestro pecado; está deseando recibirnos en su casa, como tú a tu mejor amigo en la tuya, para un intercambio de interioridades, de afectos, de emociones, de sentimientos, de corazones. A Dios también se le encuentra personalmente, en la eucaristía, nos lo dice el mismo Jesús: (Juan 6, 56) quien come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. A Dios se le encuentra en su Palabra, en la meditación y en el estudio de biblia, no como el que oye llover un domingo en misa en medio de toses para cumplir con un precepto, porque al amigo se le conoce escuchándolo, dedicándole tiempo, y abriéndole las puertas de tu corazón, y el corazón de Jesús está en su Palabra: Jesús mismo nos dice que de la abundancia del corazón habla la boca. Y donde encontrar un corazón más abundante que el suyo; en la meditación de su Palabra, en el silencio e intimidad de nuestra casa; con tiempo y dedicación. Mi Palabra no vuelve a mí de vacío, eso se nos dice en (Isaías 55, 10-11); Porque como descienden de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelven allá sino que riegan la tierra, haciéndola producir y germinar, dando semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié. A Dios se le encuentra en el sacramento de confesión, como el amigo que le pides perdón por tus faltas para con él, así el mismo Jesús te perdona, por medio del sacerdote, de ese pecado al cual has renunciado de por vida y al que no quieres volver nunca más. Búscalo en el confesionario, y si no lo encuentras, búscalo en la sacristía (no te avergüences) porque como dice la Palabra (la palabra de Dios permanece por la Eternidad, aunque el sacerdote no se ponga a confesar sigue en vigor) no sea que vayas a comer tu propia condenación (1 Corintios 11, 27): Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor.

Por estas vías llegaras al conocimiento de Dios y por añadidura al mandamiento del amor. El prescindir de una de ellas, te apartará del conocimiento de Dios y no se puede amar, lo que no se conoce. La desidia y la omisión es otra forma de pecado, quizás de las mayores porque te incapacita para obrar correctamente en la voluntad de Dios.

Resumiendo: 1. Estudiar e interiorizar la Palabra  2. buscar el trato intimo con Dios en la oración fundamentalmente en el sagrario  3. frecuentar la eucaristía y el sacramento de la reconciliación.  4 Si aún quieres llegar más lejos, ayunar y estar vigilante, para que no te den gato por libre.

¡Que no te lo cuenten, matén una relación íntima con el Dios revelado en Jesús y Vivirás!  

P. CH.

Si te gustó comparte: dad gratis lo que gratis habeis recibido.

  

Vida o Muerte: no es cuestión menor

Life-after-death

La segunda lectura y el evangelio de hoy, son muy exigentes; tanto, como para pensar, bien, que nos traemos entre manos aquellos que nos decimos seguidores de Jesús y, al mismo tiempo, hacer una parada -en seco- para cambiar el rumbo de nuestra historia en el camino de la fe. Sería muy importante hacer esa parada, porque nos suele suceder, que, no pocas veces, a la vuelta de la esquina, otras incluso antes, estamos olvidando todos los buenos deseos e intenciones de amar con que se nos arengó en la homilía dominical.

La segunda lectura nos recuerda que la mayoría de los que salieron de Egipto, gracias a la protección de Dios, no entrarían en la tierra prometida pese a que estaba destinada por el mismo Dios para ellos. Y esto porque siguieron, antes, los deseos de su corazón que el compromiso de obediencia que habían adquirido ante Moisés con Dios. Pero, es más, en esta lectura, S. Pablo nos advierte, que aquello que le sucedió al pueblo hebreo es un ejemplo de lo que nos va a pasar a nosotros si, al igual que el pueblo del antiguo testamento, seguimos en desobediencia dejándonos arrastrar por los malos deseos del corazón: Todo esto les sucedió simbólicamente, y está escrito para que nos sirva de lección a los que vivimos en el tiempo final. Por eso, el que se cree muy seguro, ¡cuídese de no caer!

El evangelio es más de lo mismo, habla metafóricamente de arrancar de raíz la higuera que no de frutos. habría que preguntarse, entonces, si yo estoy dando frutos; frutos de amor, de comprensión, de paciencia, de perdón, de justificar y no criticar, de humildad, de no imponer mi criterio, de no sobresalir, etc. A pesar de estas lecturas tan exigente, que nos hablan de cambio y las consecuencias de no decidirse a trabajar en ello, no hay que desanimarse, sino más bien todo lo contrario, porque en otra parte de los evangelios, los discípulos le preguntan a Jesús: si estas son las exigencias de seguir a Dios, ¿Quién podrá salvarse? A lo que Jesús añade: Lo que para el hombre es imposible para Dios es posible. Y así es, Dios por medio de los sacramentos, es decir la vida de gracia santificante; y, también, por su Palabra y por la oración, nos va a ayudar a hacer posible esa determinación que hemos de tener para obedecer sus mandamientos y atender las obras de misericordia. Del mismo modo, Jesús, en el Evangelio de hoy, mediante una parábola, nos ofrece una nueva oportunidad: demos un año más a la higuera, a ver si, labrándola, sus raíces acogen ese abono de estiércol y agua, que, simbólicamente, representa la Palabra de Dios y la Eucaristía. Que así sea hermanos, atrapemos esa oportunidad, porque el tiempo se acorta y no sabemos ni el día ni a la hora que nos puede llamar el Señor.

Buen día, feliz domingo. P. CH.

Clikar en el enlace sobre los libros pequeñitos que aparecen en la margen izquierda; cada uno de ellos nos llevaran a una de las lecturas dominicales: https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/

¿Te apuntas a la vida?

c797ff942cdfe2ef3ffa1f06c3fbe515

La lectura y el evangelio, nos traen hoy una gran lección, en primer lugar, que nuestra vida, si nos hemos doblegado a la voluntad de Dios, no está en manos de los que nos quieren anular o aniquilar, sino en las mismas manos de Dios; que, por lo general, siempre tiene un destino más alto sobre sus hijos que aquel que nosotros mismos hubiésemos podido imaginar en principio. En segundo lugar, nos invita a echar una mirada en nuestro interior; a salir de nuestra miopía, para no dejarnos conducir por los sentimientos de contrariedad, envidia o venganza, y a abrazar el consejo, por otra parte, de la persona enviada de Dios, en este caso a Jesús, el enviado del Padre, que antes de ser un impedimento u amenaza para nuestras vidas, es todo lo contrario, nuestra tabla de salvación. Así vemos que tanto José como Jesucristo, no mueren, ni se desesperan en la adversidad, cuando sus enemigos planean acabar con sus vidas (con Jesús lo intentaron en varias ocasiones y no lo consiguieron hasta que llegó la hora destinada por el Padre; y con José, pasa igualmente).

El que conoce la historia completa de José, sabe el paralelismo que su vida, en el plano terrenal, guarda con la vida de Jesús, en el espiritual. José termino convirtiéndose en la segunda personalidad más importante del Imperio Egipcio y antes de vengarse de la traición de sus hermanos, terminó siendo su tabla de salvación cuando, a causa de una gran sequía que asoló Israel y no tenían recursos con que alimentarse, recurrieron a las provisiones de Egipto,; por consiguiente a José. Jesús, sometiendo su voluntad a la del Padre, de igual modo, no tomó venganza sobre los que acabaron con su vida (Padre perdónalos porque no saben lo que hacen) y finalmente se convirtió en tabla de salvación para la eternidad, para todo aquel que quiera subirse a ella.

Esto -como toda palabra de Dios- nos trae una enseñanza y un modelo al que seguir e imitar: 1. confiar en los planes de Dios sobre mi vida, aunque los desconozca (fe) sin temer las acechanzas y zancadillas de las personas y sin desesperarme ante las adversidades del camino 2. Aceptar al enviado de Dios aunque su mensaje me incomode (a José no solo lo rechazaron por ser el preferido de su padre, sino porque era especial y Dios se manifestaba en él a través de sueños) 3. Al desamor y a la traición responder con amor, tal y como hizo José con sus hermanos y Jesús -que es nuestro modelo por antonomasia- con aquellos que, incluso, estaban acabando con su vida.

Estas tres actitudes ante los acontecimientos nos traen paz, gozo y salvación ¿Te apuntas a la Vida?

Te dejo un enlace para que puedas ir a las lecturas de hoy. Cuando abras el enlace, en su margen izquierda verás la imagen de tres libros en pequeño para que clikes encima. Cada uno de ellos corresponde a una lectura:
https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2019-03-22

¡Maldito el hombre que confía en el hombre!

Teamwork Join Hands Support Together Concept. Sports People Joining Hands.

Muchas frustraciones, demasiadas depresiones, muchas búsquedas infructuosas en pos del amor, mucho tiempo perdido esperando cambios ajenos, muchas disputas y enfados en el seno de las familias se hubiesen evitado, muchas personas idealizadas no nos habrían herido, muchos amigos no nos habrían decepcionado, etc., si de antemano hubiésemos conocido las escrituras, la hubiésemos memorizado e interiorizado y además hubiésemos creído en ella. ¿Por qué digo esto? pues por la enseñanza que nos deja la primera lectura de hoy, y que además se complementa con el evangelio como es habitual. La primera lectura nos dice, aunque parezca fuerte, que maldito el hombre que confía en el hombremientras su corazón se aparta del Señor. Por otra parte, la misma lectura nos muestra las consecuencias funestas de obrar así y, por el contrario, los veneficios de poner toda nuestra confianza en Dios. Solo basta echar una mirada al mundo para ver que la palabra de Dios es viva, verdadera y eficaz. Cuantos hogares rotos tenemos hoy en día, porque la pareja los decepcionó en un momento dado; cuantas personas (eso lo saben bien los médicos y los farmacéuticos) sostenidas a base de antidepresivos, porque un ser querido los traicionó; por otro lado, es alarmante como aumenta cada año el número de suicidios, yo conozco alguno personalmente, y el motivo el mismo, se sintieron decepcionados por la familia o por algún miembro de ésta que les falló. El Padre Ignacio larrañaga dice algo parecido con otras palabras: no esperes nada de nadie, pero espera todo de ti mismo. Yo puntualizo: con la ayuda de Dios. Y tiene mucha razón, cuando uno no espera nada de nadie, sólo de Dios y de tu propia entrega, no hay criatura humana que nos pueda defraudar. Eso no quita para que se le dé un voto de confianza a las personas, pero caso de que no cumplan solamente se fallan a si mismas, ya que, tanto tú como yo, no esperábamos nada de nadie.

El evangelio redunda más en lo mismo, en esta ocasión haciendo hincapié, especialmente, en los bienes materiales; cuando ponemos nuestra confianza, no ya en las personas, sino en el dinero, para dejar de lado a Dios y sus enseñanzas a través sus profetas. Y en este pasaje quiero puntualizar algo saliendome un momento de la enseñaza biblica de hoy, es un asunto de suma importancia en el cual algunos teólogos modernos no creen o le quitan importancia, se trata del Infierno. Es el mismo Jesús el que nos advierte de su existencia con una parábola, y además nos muestra que no es un lugar (un estado del alma o llámese x) de paso, sino todo lo contrario un “lugar” sin salida; por eso dice: Además, entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo. De manera que los que quieren pasar de aquí hasta allí no pueden hacerlo, y tampoco se puede pasar de allí hasta aquí.

Entrelazando una lectura y la otra, se puede sentenciar, firmemente: que pobre de aquellos (no les arriendo las ganancias) que confíen más en las palabras de los hombres (de los teólogos y sus gregarios) que en la palabra de Dios.

Textos biblicos de las lecturas de hoy 21/03/19:

Libro de Jeremías 17,5-10.

Así habla el Señor: ¡Maldito el hombre que confía en el hombre y busca su apoyo en la carne, mientras su corazón se aparta del Señor!
El es como un matorral en la estepa que no ve llegar la felicidad; habita en la aridez del desierto, en una tierra salobre e inhóspita.
¡Bendito el hombre que confía en el Señor y en él tiene puesta su confianza!
El es como un árbol plantado al borde de las aguas, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme cuando llega el calor y su follaje se mantiene frondoso; no se inquieta en un año de sequía y nunca deja de dar fruto.
Nada más tortuoso que el corazón humano y no tiene arreglo: ¿quién puede penetrarlo?
Yo, el Señor, sondeo el corazón y examino las entrañas, para dar a cada uno según su conducta, según el fruto de sus acciones.

Evangelio según San Lucas 16,19-31.

Jesús dijo a los fariseos: “Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino finísimo y cada día hacía espléndidos banquetes.
A su puerta, cubierto de llagas, yacía un pobre llamado Lázaro,
que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros iban a lamer sus llagas.
El pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado.
En la morada de los muertos, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él.
Entonces exclamó: Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en el agua y refresque mi lengua, porque estas llamas me atormentan.
Hijo mío, respondió Abraham, recuerda que has recibido tus bienes en vida y Lázaro, en cambio, recibió males; ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento.
Además, entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo. De manera que los que quieren pasar de aquí hasta allí no pueden hacerlo, y tampoco se puede pasar de allí hasta aquí’.
El rico contestó: Te ruego entonces, padre, que envíes a Lázaro a la casa de mi padre,
porque tengo cinco hermanos: que él los prevenga, no sea que ellos también caigan en este lugar de tormento.
Abraham respondió: Tienen a Moisés y a los Profetas; que los escuchen.
No, padre Abraham, insistió el rico. Pero si alguno de los muertos va a verlos, se arrepentirán.
Pero Abraham respondió: ‘Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, aunque resucite alguno de entre los muertos, tampoco se convencerán.

Salmo 1,1-2.3.4.6.

¡Feliz el hombre
que no sigue el consejo de los malvados,
ni se detiene en el camino de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los impíos,
sino que se complace en la ley del Señor
y la medita de día y de noche!

El es como un árbol
plantado al borde de las aguas,
que produce fruto a su debido tiempo,
y cuyas hojas nunca se marchitan:
todo lo que haga le saldrá bien.

No sucede así con los malvados:
ellos son como paja que se lleva el viento.
Porque el Señor cuida el camino de los justos,
pero el camino de los malvados termina mal.

Acallar al profeta no te librará del juicio.

41350_N_25-03-11-0-31-05

Cuando alguien hablando de Dios te incomode con sus palabras, has de tener en cuenta que tal vez no sean sus palabras las que te molesten, sino la luz de tu conciencia. Entonces, con humildad, reconoce tu pobreza ante el Señor y pídele fuerzas para seguir en obediencia por el camino trazado por él; y éste, el Señor, que te ama hasta el punto de haber entregado su vida para que tú salves la tuya; es decir, con locura, atenderá tu petición. El juicio de cualquier manera ha de venir, más pronto que tarde, mates al profeta o lo pongas contra las cuerdas desprestigiando su integridad y enseñanza. Y no sólo el juicio, sino tu propia decadencia y la de la comunidad si no atiendes al grito de alarma del enviado de Dios.

Primera lectura de hoy del Libro de Jeremías (18,18-20):
Ellos dijeron: “¡Vengan, tramemos un plan contra Jeremías, porque no le faltará la instrucción al sacerdote, ni el consejo al sabio, ni la palabra al profeta! Vengan, inventemos algún cargo contra él, y no prestemos atención a sus palabras”.
¡Préstame atención, Señor, y oye la voz de los que me acusan!
¿Acaso se devuelve mal por bien para que me hayan cavado una fosa? Recuerda que yo me presenté delante de ti para hablar en favor de ellos, para apartar de ellos tu furor.

Para orar con el salmo 31 (30)

Sácame de la red que me han tendido,
porque tú eres mi refugio.
Yo pongo mi vida en tus manos:
tú me rescatarás, Señor, Dios fiel.

Oigo los rumores de la gente
y amenazas por todas partes,
mientras se confabulan contra mí
y traman quitarme la vida.

Pero yo confío en ti, Señor,
y te digo: «Tú eres mi Dios,
mi destino está en tus manos.»
Líbrame del poder de mis enemigos
y de aquellos que me persiguen.

P. CH.