índiceEL CUERPO PERECE, EL AFÁN TIENE FECHA DE CADUCIDAD, NUESTROS DÍAS ESTÁN CONTADOS. HOMBRE INSIGNIFICANTE ¿CUANDO TE DARÁS CUENTA QUE TODO, ABSOLUTAMENTE TODO, ESTÁ EN MANOS DE DIOS? ¿NO TE DICE NADA EL UNIVERSO EN SU INMENSIDAD, NI LA DIVERSIDAD DE SUS CRIATURAS, NI LA GRANDEZA DE CADA HOMBRE TAN IGUALES Y TAN DISTINTOS ENTRE ELLOS? ¿NO TE DICE NADA LA SONRISA DE UN NIÑO, UN AMANECER, UNA FLOR, EL MIMETISMO DE UN PAJARITO EN SU ENTORNO O EL ALBOROZO DE LAS AGUAS AL FLUIR ENTRE LAS PIEDRAS DE UN RIACHUELO?
Lucas 10, 38-42
: Yendo ellos de camino, entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Al fin, se paró y dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude.» Le respondió el Señor: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada.
En esta lectura se nos da a entender que de nada vale afanarse mucho por las cosas de la vida, si, por el contrario, antes, no hemos constituido a Dios, en el Señor de nuestra vida. Nos suele pasar generalmente a los cristianos, que vemos a Jesús como nuestro salvador, y está muy bien, pero hemos olvidado constituirle como el SEÑOR de nuestra vida dándole poder para hacer y deshacer en nosotros. Por esto hemos de presentarnos ante Él para decirle: sabes Papá de que mimbre estoy hecho, haz de mi absolutamente lo que quieras, soy tu servidor, estos son mis proyectos pero puede que no coincidan con los tuyos, a nadie más adoraré, apartaré de mi vida los ídolos de barro: el afán de dinero, de dominio, de notoriedad. No me someteré, por otro lado, a esos otros ídolos carnales, la concupiscencia, la glotonería, la pereza, el lujo… Dios mío, aquí está tu siervo, sé Tú el motor y el Señor de mi vida; pero aparta lejos de mi todo obstáculo del que no sea consciente, para que tu voluntad salga siempre triunfadora en mí.
Dios no necesita de nuestras alabanzas; como un padre tampoco necesita que su hijo le diga que le ama, para que el padre esté totalmente volcado en ese hijo. ¿Pero, acaso, hay algún padre que no se le haya quebrado, un poco, el corazón cuando su hijo le dice?:¡cuánto te quiero, papi! Dios mío, no quiero ser un hijo desagradecido, por eso yo proclamo ante el mundo tu grandeza, tu misericordia, tu lealtad, tu paciencia, tu benevolencia y tu ternura para conmigo. Yo te proclamo bendito, te adoro y me entrego a ti sin condición. Gracias porque tu luz, hoy como ayer, brilla sobre aquellos que el mundo rechaza, sobre los que no cuentan. ¡Quién como tu Padre, que haces reverdecer pastizales en el desierto! ¡Gloria a ti por siempre Señor!

Autor: Pedro Chaves Rico                                                      En Almendralejo a 17/04/2015

Acerca de renaceralaluz

Decidí, hace mucho tiempo, vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos; es decir, intentar, en todo momento, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a la donación y, también, al amor para con los enemigos.

»

  1. jairo ramirez dice:

    Me alimento mucho con tan bellas reflexiones, muchas gracias…

  2. Pbro Alejandro dice:

    Excelente reflexión. Muchos saben que Cristo es el salvador, pero muy pocos viven en comunión con Él como el Señor de sus vidas..

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s