Jesús comienza a predicar, en lo que se podría entender, la periferia del estado de Israel, y dónde ya estaba predicho por el profeta, para de este modo darnos a entender que la palabra de Dios se cumple y, al mismo tiempo, la relevancia de la venida de Jesús al mundo.
Las palabras que siguen a esta introducción son las siguientes: El pueblo que se hallaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los que vivían en las oscuras regiones de la muerte, se levantó una luz. Palabras muy significativas que vienen a decirnos que Jesús disipa las tinieblas en las que el hombre vive, como dice a continuación, sombras de muerte. Muerte espiritual que en muchas ocasiones hacen enfermar al cuerpo precipitando, también, a la muerte corporal.
El pueblo de Israel se había alejado de Dios, tanto… que adoptó su vista a las tinieblas; con el tiempo ni siquiera percibía que caminaba a ralentí, a gatas, y al borde de un precipicio.
Pero la Luz vino a ellos, una luz que no los cegaba sino que vino a disipar las tinieblas en las que vivían, esa Luz era Jesús y su palabra que los invitaba a la conversión, porque así tendrían preparada su vista (su corazón) para la llegada del Reino de Dios, que ya había llegado al mundo con Jesús pero que se haría realidad en el hombre con la muerte y resurrección del mismo y el envío del Espíritu Santo a todos los bautizados que aceptan al Mesías, como su Luz y su Salvador.

Enseñanza: Jesús y su Palabra, siguen siendo actual cielo y tierra pasarán pero mis palabras no pasarán. De esté modo, hoy como ayer, sigue invitándonos a la conversión, a la Luz. Sin embargo, como ya comenté anteriormente hay quien dice: si yo ya soy bueno, no hace falta ir a la iglesia, ni rezar tanto; no hay que ser beatos. Y de este modo prefieren seguir en las tinieblas, porque una cosa es lo que yo crea que es ser bueno, o como yo me vea, y otra cosa es como me ve Dios y como es verse uno a sí mismo cuando se acerca a la fuente de la Luz, a Jesús, la Bondad Suma. De está guisa, recuerdo a muchos que, después de convertirse, entre ellos Marino Restrepo, dicen lo mismo: yo pensaba que era bueno, hacia obras de caridad, era educado, no mataba… Pero hasta que Jesús no llegó a mi vida, me acerque a Él y empecé a conocerlo, no me di cuenta de las tinieblas que habitaban mi vida.

Oración: te pedimos Señor valor para acercanos cada día más a la Luz, a Ti, y a las fuentes de la Gracia: a Tú Palabra, a tu Iglesia, a los Sacramentos, con un corazón dispuesto a dejarse iluminar para cambiar todo lo que de oscuridad y, por tanto, de muerte hay en mí. Señor, no quiero vivir ya más tiempo a medias, no quiero vivir ya más tiempo a gatas y de rodillas, quiero ser Tuyo, no quiero ser esclavo de mis pasiones, del mundo, ni del mal.

Buenos días, feliz viernes, no lo olvidemos, con Jesús siempre ganamos.

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-01-07

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s