*Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios.*
En el evangelio de hoy vemos nuevamente como los fariseos siguen buscando un pretexto, una escusa para acusar a Jesús de algo y de esta manera eliminar un testigo de cargo que no les ponga un espejo delante ante el cual quede al descubierto su doblez de corazón, su conciencia.
La Palabra de verdad y de vida de Jesús, junto a sus obras muestran una evidencia; cuando menos, que Dios está en él y que está habitado por El Espíritu Santo, por eso dice también en Juan 10, 38: *aunque a mí no me creáis, creed las obras; para que sepáis y entendáis que el Padre está en mí y yo en el Padre*
De esta manera Jesús les dice a los fariseos que lo estaban acusando de que su poder venía del diablo, que ese pecado era imperdonable, porque era como negar directamente la acción del Espíritu Santo en él, y atribuir en cambio, torticéramente, un poder al Diablo que no tiene, porque su pensamiento solo radica en oponerse a Dios y destruir al hombre con obras de maldad.

*Enseñanza:* hoy con este evangelio Jesús nos está llamando a la sinceridad de corazón, a reconocer su acción en los hombres que él santifica, en su misma Palabra y en las obras de su creación, y a no buscar, por el contrario, argumentos que nieguen la evidencia de su acción y lo que es peor aún, que atribuya estos a intereses que contradigan su bondad.
De este modo, es mejor ante Dios reconocer nuestra pobreza espiritual, nuestras debilidad para obrar el bien, e incluso nuestras dudas, que llamar a lo que procede del Diablo bueno, y a lo que procede de Dios malo, como sucede en la cultura actual.

*Oración:* Señor te doy gracias por un día más de vida y por tu amor por mí, no quiero ser yo, a causa de mi pecado, el que niegue la bondad de tu corazón, de tu Palabra, de tu Sabiduría; y la obra del Espíritu Santo en muchos de mis hermanos. De esta manera, que yo como el ladrón ante la cruz, reconozca mi delito y tú poder; mi imposibilidad de caminar hacia mi encuentro contigo sin la asistencia de tu Santo Espíritu. Por eso hoy Jesús yo te reconozco y declaró por tu obrar en mí, que eres Dios verdadero; el Dios que necesita el mundo y el hombre, para caminar no en sombra de tristeza y muerte, sino de salvación, poder, sabiduría y bondad. Señor, yo como el ciego del camino y como la mujer pecadora, se que me has abierto los ojos y me has devuelto a la vida. ¡Bendito y alabado seas por siempre mi Señor Jesucristo, a tí toda la gloria la honra, la sabiduría y el poder, porque tú ya has vencido!

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-01-24

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s