Y, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo.
En el evangelio de hoy vemos como los fariseos, acomodados en sus tradiciones y en sus trampas para saltarse la verdadera ley dada por Dios, intentan poner a prueba a Jesús para demostrar que era un falso profeta y, de este modo, dejarlo en evidencia ante el pueblo. Jesús conociendo la falsedad de su corazón, y sin caer en la provocación, no les da ese signo puesto que Dios no está sometido a la voluntad del hombre, sino todo lo contrario: Él es libre para actuar cuando, donde y como lo desee, pero sobre todo lo hace, como viene demostrando en evangelios anteriores, en aquellas personas que, sin ideas preconcebidas, creen en Él, o en aquellas otras que, incluso sin pedirle nada, por sus enfermedades y dolencias se compadece de ellas.

Nuestra época materialista también se caracteriza por querer tener todo controlado y sometido bajo sus pies; en lugar de buscar la verdad, lo que busca es el beneficio, y si es inmediato mejor.

Como la de los fariseos esta es una generación que quiere someter a Dios a sus razonamientos, he incluso a sus mentiras; una generación que cargada de perjuicios, orgullo y hedonismo, no tiene el más mínimo interés en abrirse a la Palabra de Dios y dejarse modelar por ella, y esto, en muchos casos, aún a sabiendas que es vida para el mundo, que es verdadera y eficaz.

Como reflexión hoy tendríamos que preguntarnos ¿con qué actitud me acerco a Jesús? como discípulo o como maestro, como oyente o como mitinero, como necesitado o como juez, como señor o como siervo.

Oración. Buenos días Jesús amigo y hermano, un día más para agradecer esta oportunidad que nos brindas de escuchar tu palabra y, al mismo tiempo, para abrirte el corazón.
Tú me conoces y, sabes más de mí que yo mismo, te agradezco por todo lo que me das y por lo que no, sé que todo lo haces por mí bien incluso lo que no llego a entender. No obstante, te pido que me des paciencia y sabiduría para afrontar y llevar todos los retos y cruces, que, sin entender porqué, se me presenten. Aunque en este momento se me pone en el corazón que, solo tengo que mirarte en la cruz -cruz de salvación- para que se aligere la mía. Todo un misterio que acepto, porque en tí confío. Señor gracias por tanta bendición, gracias por tanto amor, gracias por tanta belleza y sabiduría. Amén.

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-02-

Deseo que el amor de Dios anide en tí y te llene de paz y amor. Feliz día.

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s