«¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres».

Palabras duras las que emplea hoy Jesús dirigiéndose a Pedro, el apóstol que a la postre sería elegido como la pieza fundante y principal de la iglesia de Jesucristo, y este reproche le cae segundos después que el mismo Pedro, inspirado por el espíritu Santo, confesase que Jesús era el Mesías, añadiendo en otros de los evangelios además, para que no se preste a dudas, su origen divino y sobre natural: el hijo del Dios viviente (Mateo 16,16).

Jesús se enfada con Pedro, aun con buenas intenciones por parte de este, porque sigue sin entender que los planes y el razonamiento de Dios está por encima de lo que la mentalidad del mundo y del hombre, tocada en su clarividencia por el pecado original y personal, muestra a su percepción de lo que es correcto y de como proceder.

De este evangelio de hoy podemos deducir que no es valadí querer hacer de Dios un Dios a la medida de mis razonamientos (“aunque estos sean bien intencionados») o de mis deseos, cuando incluso debemos dudar hasta de las revelaciones divinas privadas porque como sabemos, también por la Palabra (2 Corintios 11:14) el mismo Satanás se reviste de Ángel de luz para seducir y engañar.

Enseñanza: De este modo, pues, estemos vigilantes por del peligro que conlleva para nosotros y, más aún si uno es líder (por eso de no llevar a otros por el camino de la perdición) religioso, de hacer de Dios un Dios conforme a los ideales del mundo o acomodado a los mismos; y por descontado a deseos personales y corporativos, tergiversando la escritura o dando por sentado como revelación, lo que solo es opinión aunque esta sea, como ya dijimos, “bien intencionada”.

Oración: buenos días mi amado Jesús, hoy vengo a pedirte que me libres de la tentación, por intereses propios velados o no (ya sabemos que el hombre tiene una capacidad infinita para el autoengaño), de hacer de ti un Dios a mi medida. Y que ante la duda, sea tú Palabra y la doctrina sentada de la iglesia, la que me guíe, y si esto no fuese suficiente aún, yo me pregunte ¿estoy Dios mío haciendo tu voluntad o realmente lo que busco son pretextos, muy bien armados en mi razonamiento, para hacerte decir lo que no has dicho y de este modo, para que prevalezcan mis ideas e intereses?

Señor envía con poder tu santo espíritu sobre mí y mis hermanos, para que no seamos conducidos por la autosuficiencia de nuestros razonamientos, aun bajo la apariencia de bien, así como tampoco de la vanidad y orgullo. Que seas tú, Señor, quien gobiernes nuestras vidas, llévanos a tu luz perfecta y a la renuncia de nosotros mismo, porque de otro modo nos salimos del camino como Pedro.

Un abrazo mi querido Jesús, llévame en el día de hoy un pasito más adelante ¡Te amo, guardame del enemigo dentro de la llaga de tu costado!

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-02-17

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s