Empezamos la cuaresma, con este Miércoles de Ceniza, que como sabemos es un tiempo litúrgico dentro de la Iglesia Católica en el cual nos preparamos para celebrar la Pascua del Señor; es decir, su paso de la muerte a la resurrección a través de su pasión, mediante la cual Jesús se entrega como víctima propiciatoria y suficiente al Padre, en lugar nuestro, pagando así la deuda contraída ante Dios por nuestros pecados y abriéndonos de este modo, por medio de este rescate conciliador, de nuevo las puertas del cielo.

Dos aspectos importantes para prepararnos para la Pascua, son la conversión y la penitencia, mediante los cuales se nos invita, también a nosotros, a pasar de la muerte -que es el pecado- a la vida de la gracia, que es vivir reconciliados en comunión con Cristo y su Iglesia.

El Evangelio de hoy, profundiza en uno de estos dos aspectos que nos ayudan en ese camino de conversión, a saber, la penitencia; es decir, el ayuno, la oración y la limosna.

Para que la penitencia realmente cumpla su función y sea agradable a Dios, hoy Jesús nos recuerda que la misma debe ser enfocada con un verdadero espíritu interior de cambio, y no como un añadido más de tantas cosas que hacemos por rutina -para cumplir con la normativa- y mucho menos si la misma penitencia se hace con un deseo de notoriedad ante los demás.

Oración: buenos días mi querido Jesús, gracias por este nuevo día y por esta nueva oportunidad para buscar ese cambio de corazón sincero que tú nos pide y por él cual, para que pudiese ser efectivo, entregaste tu vida por mí.
Sólo tú Señor nos conoces y nos sondeas, sabes cuáles son nuestras motivaciones más profundas y por eso mismo te pedimos que purifiques nuestro corazón y nuestras intenciones. También queremos pedirte en este día que nos otorgues la luz del Espíritu Santo, para que nos revelé todo lo que hay muerto en nosotros, todo aquello que no tiene espíritu -tu espíritu- y que está penitencia sea alegre, generosa, y realmente nos lleve un paso más adelante en nuestro camino de conversión y santidad.

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-03-02

Buenos días que el Señor te otorgue su paz y su vida en el día de hoy. Dios te bendiga.

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s