«Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante».

Hoy Jesús nos hace una promesa, una promesa de abundancia, porque su corazón misericordioso aún sobrepasa sus manos llenas a rebosar.
Pero esta promesa viene condicionada, no porque Jesús nos quiera hacer sufrir, sino todo lo contrario porque sabe que nuestro bienestar y felicidad también depende de los demás, de los que están lejos, pero especialmente de los más cercanos, por eso junto a esta promesa de abundancia y misericordia, también nos invita a hacer, en reciprocidad, nosotros tus hijos lo mismo con los demás.

Algo que a demás tenemos que tener en consideración también hoy, es que si Dios es un Dios fiel que cumple su palabra, como no puede ser de otro modo tratándose de Dios, de igual modo que da, abundantemente y sin medida, puede retener sus dones y beneficios con aquellos que sean mezquinos (en todos los sentidos) con sus semejantes.

Lección para hoy: cuando pidamos a Dios si deseamos recibir de él, revisemos, antes, como está nuestra misericordia y generosidad con los otros: generosidad en perdón, en tiempo, en caridad, en agradar y en agradecimiento, en ayuda, en paciencia y humildad, etc.

Oración: buenos días Señor Jesús, gracias por esta mañana en la que nos regalas un nuevo amanecer y, junto a él, la lluvia que tanta falta nos hace ¡Bendecido y alabado seas por ello Padre!
Hoy te pedimos fortaleza para ejercer con los hermanos la misma misericordia que tú has tenido con nosotros; que no se nos desdibuje del rostro una sonrisa, un gesto amable, y un corazón condescendiente a pesar de los defectos que veamos en los otros, o a pesar, también, de nuestro propio cansancio y suspicacias.

Gracias Señor por tus promesas y perdón por todas las veces que mi comportamiento ha sido piedra de tropiezo y malestar para tus hijos, mis hermanos.

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-03-14

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s