«Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida».

Jesús es la luz del mundo, él, como nos dice más adelante este mismo evangelio, sabe de dónde viene y a donde va, algo que como bien conocemos ni siquiera saben los científicos de si mismos, del universo y del resto de la humanidad; si bien algunos en la historia han coincidido con los cristianos y otros se han acercado a ella admitiendo que el orden del universo requiere de una inteligencia superior: inteligencia que para nosotros es el mismo Dios que se reveló al pueblo hebreo y, postreramente, por medio de Jesús hijo de Dios encarnado, en la plenitud de los tiempos.

Jesús a venido a salvarnos para una Vida Eterna, pero también a venido para darnos luz y vida en la presente por medio del Espíritu Santo que nos lleva a entender en humildad las escrituras y que, por otro lado, nos conduce de las tinieblas y oscuridad en la que nos encontramos a la luz que es vida para el hombre y para el mundo.

Lo esencial, como dice en el Principito de Antoine de Saint-Exupéry, es invisible a los ojos del hombre, o como dice Jesús, el viento sopla dónde quiere, pero no sabes si va o si viene. Así son las cosas del espíritu para los sencillos y para aquellos que han descubierto lo dependientes que son de ese Dios que está por encima de todo y que se ha echo uno más entrenosotros para darnos a conocer de dónde venimos, quiénes somos y a donde nos dirigimos. Somos flor de un día, pero flor vestida, regada y alimentada por el Padre Eterno que le da vida (valga la redundancia) eternamente. Dios que hace de esa fragilidad que somos, fortaleza para resistir las tempestades de la vida, dándonos al mismo tiempo su gozo -desde lo invisible- que nos hace comprender y reconocer que en Él todo está bien, todo adquiere sentido, que nada es efímero y pasajero como lo son los pensamientos humanos y las cosas del mundo.

Oración: Gracias Señor por este nuevo día, por este nuevo amanecer por esta esperanza gozosa que haces brotar de nuestro pecho. En tí Padre de misericordia sabemos que siempre tenemos un asidero que nos fija, nos fortalece, nos devuelve una y otra vez al amor, a la vida; y a comenzar desde cero si fuese necesario, porque tú misericordia es inconmensurable. Gracias Padre Eterno, por hacernos partícipes de tu mismo amor, de tu sabiduría y por todas las bendiciones conque nos prodigas cada día: gracias Señor….

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-04-04

Deseo que el amor del Señor anide en tí y levante sus alas hasta las cumbres más elevadas. Paz y bien

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s