En el evangelio de hoy Jesús nos llama a ser fieles a sus palabras, como el mismo lo fue a la voluntad y a la palabra del Padre, condición necesaria para que Jesús y el Padre puedan morar en nosotros y de este modo se cumpla el Salmo 82 donde dice: que por ser hijos del Altísimo, somos Dioses (en el sentido de poder participar de su justicia, amor y sabiduría).
Dios, por tanto quiere manifestarse en una unidad de amor y acción en nuestros corazones, en nuestras vidas. Y así será, por tanto, en la medida que seamos fieles a las Palabras y mandatos que de Él recibimos cada día en el Evangelio; Evangelio que recibimos por la predicación y enseñanzas de los apóstoles que, posteriormente, fueron puestas por escrito y que como S. Pablo nos recuerda, hemos de guardar celosamente, no prestando oídos a nadie que venga ha enseñarnos una Palabra diferente, aunque de un ángel mismo se tratara (ya sabemos que el demonio tiene la capacidad para disfrazarse de ángel de luz, por eso se le conoce también como el padre de la mentira)

Oración: buenos días Señor, gracias por un día más de vida, de amor, de esperanza, de gloria, de resurrección y perdón. Por tu palabra de hoy, nos das a conocer que antes que manifestarte al mundo con prodigios y portentos, quieres hacerte presente en nuestro corazón y ser uno con cada uno de nosotros, tú eres el Dios de la relación, de la intimidad; el que nos guías internamente, nos acompaña; el que nos das a conocer por el Espíritu Santo, que, realmente, solo tú tienes palabras verdaderas, de vida Eterna, que se cumplen en nosotros. Y que como el agua cala y empapa la tierra, haciéndola dar buenos frutos, así mismo son los que reciben tu Palabra, la acogen gozosos en su corazón y la realizan en ellos en obediencia.
Gracias Espíritu Santo, por enseñarnos tantas cosas, y te pedimos un poco avergonzados que te tengamos más presente en nuestra camino de fe. Gracias.


https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-05-16

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s