El evangelio de hoy nos da muestras de la importancia del sacramento del matrimonio una unión que es vinculante no solo con los miembros de la pareja sino con Dios y para siempre. Una unión que a ejemplo de la Santísima Trinidad, si allí son un solo Dios, aquí se hacen una sola carne que, en unidad, reúnen todas las características necesarias y complementarias de roles y tareas (a semejanza también de la Trinidad) para ejercer el mandato Divino de procrear y dominar la tierra, trayendo hijos al mundo, para mayor gloria de Dios que desea, de esta manera, llevar a su fin la misma obra de la creación que él comenzó. No sólo nos hace participe en su obra creadora sino que nos ha hecho participar a través de ellas de sus mismos vínculos paterno filiales, que van mucho más allá de cualquier vínculo de conveniencia para salvaguardar intereses comunes. Por eso Dios no dudó en entregar su hijo por nosotros, sabiendo que después lo rescataría, como un padre o una madre no vacilan en dar su vida por sus hijos.
En esa comunidad vinculante de amor, entrega y servido para con Dios y con ella misma, el Señor hoy nos pide, para no ponerla en riesgo, fidelidad hasta la muerte, que solo se puede llevar a cabo mediante la pureza corazón y de obras. Pureza que da estabilidad a toda la familia y que hace que los hijos crezcan sanos y protegidos por las alas del Espíritu Santo.
También el Señor da las pautas en este Evangelio para conservar dicha pureza, nos dice que lo debemos hacer con firmeza y sin contemplaciones, con una determinación a prueba de bomba, donde no se de ninguna opción a los deseos de la carne, que es lo que quiere quiere expresar cuando dice lo de arrancar el ojo o la mano si ellos te escandalizan (te ponen a prueba). Jesús sabe de nuestra fragilidad, pero también de la importancia de la familia para tener una sociedad sana y santificada, por eso hoy con estas palabras tan extremas, nos está indicando que no tenemos que dejar el mínimo resquicio a la impureza y, si ésta llega, rechazarla antes de dar entrada al pecado; el cual, como enemigo que es, viene no para visitarnos, sino a tomar las riendas de nuestra casa, de nuestra libertad, de nuestra mente y de nuestra vida.

Oración: por un hogar feliz

Señor Jesús, Tú viviste en una familia feliz.
Haz de esta casa una morada de tu presencia,
un hogar càlido y dichoso.

Venga la tranquilidad a todos sus miembros,
la serenidad a nuestros nervios,
el control a nuestras lenguas,
la salud a nuestros cuerpos.

Que los hijos sean y se sientan amados
y se alejen de ellos para siempre
la ingratitud y el egoísmo.

Inunda, Señor, el corazón de los padres
de paciencia y comprensión,
y de una generosidad sin límites.

Extiende, Señor Dios, un toldo de amor
para cobijar y refrescar, calentar y madurar
a todos los hijos de la casa.

Danos el pan de cada día,
y aleja de nuestra casa
el afán de exhibir, brillar y aparecer;
líbranos de las vanidades mundanas
y de las ambiciones que inquietan y roban la paz.

Que la alegría brille en los ojos,
la confianza abra todas las puertas,
la dicha resplandezca como un sol;
sea la paz la reina de este hogar
y la unidad su sólido entramado.

Te lo pedimos a Ti que fuiste un hijo feliz
en el hogar de Nazaret junto a María y José.

Oración extraída del libro Encuentro.

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-06-10

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s