Sé el cambio que quieras ver en el mundo

¡Bajo esta palabra hemos cometido tantos atropellos…! Se han gaseado personas, se ha torturado, electrocutado, quemado, ahorcado, dilapidado, flagelado, crucificado, abortado, injuriado, marginado, esclavizado. La verdad… ¿cuántas veces hemos creído estar en posesión de la verdad y cuántas otras nos hemos dado cuenta que estábamos errados? ¿cuánto daño hemos hecho en honor a la verdad, a nuestra verdad?.

La verdad… una excusa, más, para humillar, que para despertar e iluminar al que tuerce el camino. La verdad, pretexto para el chismorreo, para matar el tiempo, para buscar una coartada (dejándome llevar por mis instintos) al poner el mal proceder de otros por delante, para, de este modo, minimizar los propios. La verdad… ¡cuántos atropellos en su nombre! ¡Cuántos crucificados en honor a la verdad! La verdad, nuestra verdad, que hace prisionera al hombre para el cambio (es que yo soy así); que lo ata a la imagen que otros, como en el cuento del patito feo, le han falseado de sí mismo. ¿Cuántas veces hemos estigmatizado a una persona, impidiéndole que crezca, que cambie o que avance, en la medida de sus posibilidades? ¿Cuántas veces hemos clavado espadas, como estas, en el alma de las personas que más nos querían, diciéndole: eres torpe, eres un perro, no vales, no tendrás éxito, estás acabado, eres una mujercita, nunca llegarás a ningún sitio, eres un cerdo, fracasarás, eres una puta, eres un inadaptado, estas loco, eso que haces que dices no vale no interesa a nadie, eres como tu padre, eres como tu madre: Y, al niño o al adolescente, le va calando en sus neuronas y transformándolo  en lo que no es: en lo que algunos se han empeñado que sea a fuerza de herir sus sentimientos. ¿Cuántas veces, muchas de las personas han dejado su camino porque otros las han desinflado a causa de la verdad, por no decir, más bien, de la envidia, los celos, o por arrojar y proyectar su propia mediocridad, inseguridad, e ignorancia sobre los otros; generalmente sobre las personas más cercanas que deberían ser las más queridas y las más apoyadas? En honor a la verdad… ¿A cuántas personas hemos puesto en guardia de una sola; cuántas barreras, cuantos prejuicios, cuantos muros, cuantos cercos hemos levantado: por una equivocación del pasado, por un error que cometió; generalmente, a causa de su inocencia  o inducido por una sociedad acusadora y acosadora? ¿A cuántas personas hemos puesto en contra de una sola… en ocasiones con aquello que es, aún más grave y execrable, un enjuiciamiento falso, un bulo, una suposición, un rumor, etc.? Jesús, comía con publicanos y pecadores; gentes del mal ver en su cultura (Él estaba por encima de las apariencias). Si quieres saber cual es la verdad, y no una verdad cualquiera sino, la Única la que que existe desde siempre, la que es omnisciente… escrito está: Juan 14, 6. Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.

Acerca de renaceralaluz

Decidí, hace mucho tiempo, vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos; es decir, intentar, en todo momento, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a la donación y, también, al amor para con los enemigos.

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s