descargaUn día más, en el haber, muchas cosas han pasado por la mente, intentaré poner en pié algunas: Al despertar, me encontré con lo que estoy ejecutando ahora mismo, hacer una especie de Diario.
En ello me he puesto, en este momento, aunque me ha cogido con algo de sueño: ahora son las 23,30.

Por cierto, tengo un cuerpo muy poco agradecido, me pide sueño cuando necesito estar en vela y al contrarió, me desvelo cuando el resto o la gran mayoría de los mortales duermen; pero bueno, ya, con la edad, con la mucha meditación y con la lectura, he llegado a la conclusión que mejor aceptar lo que no tiene solución que revelarse contra ello, de otra manera se aflige al alma y te pone nervioso y agresivo.
Empecé el día con las lecturas bíblicas y haciendo un comentario, posterior, para este mismo blog. Aunque en los tiempos que corren pocas personas están por la labor de meditar, bien por falta de tiempo, bien para no complicarse mucho; aunque la vida al final te complica de tal manera que te hace meditar aunque no quieras, y puede que para algunos sea, ya, demasiado tarde. Tampoco es cuestión de estar todo el día suspendido en el aire, todo lo contrarió, siempre se dijo que en un termino medio está la virtud. Es más, para los que estamos aprendiendo a orar, descubrimos que orar es otra cosa diferente a rezar o ha hablar mucho en un dialogo unipersonal dirigido a Dios, rezar solo es una de las muchas variantes que puede englobar la oración: orar es más bien, intimar en el caso de los cristianos, con un ser que se nos ha revelado por su propia iniciativa, a través de la persona de Cristo, como un Dios personal, que supera al mejor padre terrenal, al que podemos llamar en cualquier momento y con toda confianza, al que podemos interpelar en cualquier estado del alma: llorando, suplicando, interrogándolo, gritándole si hiciere falta, exigiéndole en ocasiones, pero aceptando su voluntad siempre, cantándole, bailando ante El, tocando  palmas, alabándole, y sobretodo conociéndole en el silencio de la intimidad, dejando que corra una corriente de afecto mutuo en medio del silencio: allá donde el ruido no agita nuestros corazones y nuestras mentes, allí donde el ego se apaga silenciando mi palabra. El amor perfecto es el que no necesita de muchas palabras, la confianza mutua es la corriente que los sostienen, su cordón umbilical. Y pasando, de nuevo a lo que fue mi día, en resumidas cuentas, decir que lo que más satisface siempre es darse. Así nos lo enseñó nuestro maestro, amigo, hermano, señor Jesucristo, que se puso a la cola de todos, lavando los pies, sirviendo la Palabra que da vida y consuela, rechazando la gloria humana cuando querían proclamarle rey, para coger a cambio la cruz con todos nuestros pecados para brindarnos una nueva vida en el amor. ¡Hermano, hermana despierta! antes que sea tarde, Dios te ama, no importa las atrocidades que hayas cometido, no importan los crímenes, ni las traiciones, ni los celos, ni las murmuraciones, nada importa, solo le importa tu corazón: ése que Él conoce bien, ése que llora, que se emociona, que sufre ante una injusticia, ese que se desvela por sus hijos, ese corazón herido, ese corazón violado, humillado, ofendido, no importa hermano el barrizal donde estés, donde hayas puesto el alma, no importa el agujero negro en el que te halles, no importa los lejos que te veas de Dios, ni la situación angustiosa por la que atravieses, ni lo pequeño o insignificante que te veas. Todo todo está en sus manos, y ni una sola hoja del árbol cae sin su consentimiento. Si comes, es por que Él lo permite, si duermes igualmente, si te levantas besas y sonríes, igual. Por tanto, a que tanto afán, si la vida no se termina aquí, y ni siquiera, a pesar de lo que tú crees, está en tu mano, el te puede dar y quitar, en cualquier momento, todo cuanto tienes o eres humanamente hablando; aunque, por lo general, deja que sea tu libertad la que se exprese en el mundo que te ha dado, para que no seas un muñeco en sus manos. Pero recuerda, que si actúas, si eres, si te mueves, si vas o si vienes, es porque Él, en última instancia, lo permite. Bueno, toda esta elucubración metafísica, era para decir que, lo que más me había llenado en el día de hoy era el servicio; el ratito que paso por las tardes en la residencia de ancianos. ¡Dios mío cuanta necesidad de amor y de afecto tienen, cuanta necesidad de que los escuchen, cuanta necesidad de Ti, mi Señor! ¡protegerlos Dios mío, Tú que te has constituido, de manera especial, en el Dios de los débiles, abandonados y ausentes!¡Bendito y Alabado sea mi Dios, tú Dios por siempre¡ y ¡bendita su madre Maria Santísima! Amen.

Autor: Pedro Chaves Rico                                        Almendralejo 13/08/2014

Acerca de renaceralaluz

Decidí, hace mucho tiempo, vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos; es decir, intentar, en todo momento, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a la donación y, también, al amor para con los enemigos.

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s