La gran mayoría de conflictos emocionales vienen, unas veces, por complejos de inferioridad; otras por todo lo contrario, es decir, por la imagen endiosada que tenemos de nosotros mismos y, algunas más, por no aceptar nuestra historia de dolor aún sabiendo que no podemos volver atrás en el tiempo. Esto último hace que, al estar resentidos con nosotros mismos, extendamos a los demás nuestro malestar haciendo de la convivencia algo, cuasi, imposible. Si el enfoque, en lugar de mi persona (vasija de barro), lo pongo en Dios, entregándole -para siempre- lo que pude ser y no fui, lo que puede evitar y no me atreví, lo que puede hacer y no hice… la paz empezará a anidar en nuestros corazones.

Además, si deseamos que esa paz de frutos de amor y amistad, sólo basta que al empeño anterior le añadamos, todos los días, la Letanía de la Humildad que más abajo recojo.

Para ver el recuadro con más nitidez, amplia la imagen.

Letanías de la Humildad 2

Estos dos conceptos básicos, por un lado, aceptarte tal y como eres, con tu historia de dolor personal y con tus fracasos, y, por otro, reconocer que eres uno mås, y no el centro del universo, (es decir, que sólo somos -apesar del amor que Dios nos tiene- un instrumento en sus manos y, además, prescindible, porque dice la Palabra de Dios: si no habláis vosotros hablarán las piedras) son los que determinan, al desconocerlos, que muchas familias y grupos humanos, entre ellos los movimientos religiosos, fracasen más pronto que tarde.

Examina tu vida a la luz de esta enseñanza, sin miedo a observarte tal y como eres, pues será el principio para el cambio (si obras en consecuencia) y traerá paz a tu vida y por extensión a los que convivan contigo.

Reflexión extraída de los talleres de Oración y Vida del Padre Ignacio Larrañana y de la Letania de la humildad del Cardenal Merry del Val.

Como diría el propio padre Ignacio: El que está en conflicto con sigo mismo, siembra conflicto a su alrededor.

Dios te bendiga en el día de hoy. Paz y bien para ti y todos los hombres de buena voluntad. Para los demás, la misericordia de Dios sea con ellos.

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quire decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida.

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s