EVANGELIO DEL DIAMEDITACIÓN: En la lectura de hoy se nos pone de manifiesto, lo que hay en el corazón de Jesucristo y lo que hay en el corazón del hombre. Jesucristo nos da a conocer que lo más importante para Él, es que el hombre viva conforme a como fue creado, que no es otra cosa que vivir en paz, amor y justicia libre de todo pecado en contemplación del amor eterno que es Dios mismo. Y por este motivo es que, en primer lugar, atiende la necesidad espiritual de aquel hombre, perdonar sus pecados para que sea puro ante Dios y ante sus hermanos, sin dejar por ello de desatender tampoco la necesidad corporal que tenia el paralitico de quedar libre de aquella atadura. Lo que hay en el corazón del hombre: en primer lugar encontramos la fe del paralitico y la de sus amigos y parientes, que intentan acercarlo donde esta Jesucristo, Es como consecuencia de esta fe, que Jesucristo puede obrar el milagro, porque para que se de, éste, es necesario, siempre, la libertad del hombre de aceptar la sanación que viene de parte de Dios. Y por el lado de los fariseos, los listillos, sabios y entendidos de aquel tiempo, lo que predomina, en su corazón, es vanagloria por sus “conocimientos de la ley”, es decir de las reglas y normas, que no, del espíritu de la misma. También, están sus corazones henchidos de celos, sospechas, incredulidad hacia aquel, que está fuera de la élite, de la clase, de la pomada o de la casta que llaman ahora, que no es otro que Jesucristo, el pobrecito de nazaret el anawin, el paria; al que se le niega todo porque no exige nada, y todo lo da. ¿Que milagros puede obrar Jesús, entonces, en estos corazones rebosantes de sabiduría en los que nada, más, cabe porque ya lo creen poseer todo, especialmente el tarro de las esencias, que en todas las épocas a sido el del conocimiento?
ORACIÓN: Apártame Dios mio de todo tipo de elitismo, corporativismo o clasismo, y, también, del elitismo de mi mismo; de creerme, siempre, en posesión de la verdad. Llena mi corazón de Ti, para que pueda entender cuanto te duele nuestro pecado y su gravedad; para que pueda entender, de igual modo, cuanto me amas que has muerto para que yo viva: antes en el espíritu que en la materia. ¡Oh Jesucristo amado! quédate conmigo en esta hora, une tu corazón al mio para que comprenda, que necesario es salvar mi alma antes que mi cuerpo; presa de la descomposición y de la nada. ¡Dios mio Señor mio! aumenta mi fe para que pueda quedar sano como el paralitico, perdona mi pecado.
PARA LA VIDA: estaré atento para no convertirme en ninguna tipo de casta; ya que, está, corroe al hombre por dentro y lo hace estar siempre a la defensiva, y en guerra, intentando proteger su estatus; aveces, incluso, el de la ignorancia. Intentaré, por otro lado, perdonar como tu perdonas, y confesar mi pecado siempre que te falle, Dios mio; porque Tu eres mi padre y me amas, con amor de hijo predilecto dice en las Escrituras, Tu Palabra de Vida.
Pedro Chaves Rico. Almendralejo                                  17/01/2015

Acerca de renaceralaluz

Decidí, hace mucho tiempo, vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos; es decir, intentar, en todo momento, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a la donación y, también, al amor para con los enemigos.

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s