descargaVivimos, Señor, dispersos en medio del mundo, perdidos en un torbellino de prisas y quehaceres. Nos hemos impuestos, por lo general y de modo inconsciente, cadenas que nos aprisionan más que nunca: aquellas que se nos proponen desde la sociedad de consumo a través de los medios de comunicación, sin pararnos, ni por un instante, a cuestionar si esos modelos merecen la pena: ¿merece la pena que te críen los hijos otras personas, por el simple hecho de tener más? ¿merece la pena que otros decidan por ti, que valores necesitan en la vida? ¿El amor y dedicación de otros, hacia ellos, estará al mismo nivel que el tuyo que eres su padre? ¿Piensas, realmente, que los caprichos que le das van a compensar tu falta de dedicación? ¿no seria mejor que aprendieran a valorar el trabajo de los adultos colaborando en las tareas del hogar o buscando algún trabajo en vacaciones para que se sientan responsables y al mismo tiempo conozcan sus capacidades y sus limites ? ¿Te dejas arrastrar por la corriente de moda, o eres agente de tu propia historia? ¿Vives prisionero por alcanzar el reconocimiento personal o lo haces por aportar a la sociedad un lugar más fácil y próspero donde todos tengan su sitio? ¿Al final del día te detienes a ver qué falla en tu vida y como puedes mejorar las relaciones conflictivas con los otros? ¿Crees que postergar tus conflictos personales es la mejor solución? has de saber que un parásito, es decir, tu problema cuanto más lo demoras más engorda y, por tanto, más te debilita. Pocas cosas hay que no tengan solución y es locura que detengas tu reloj por su causa; entre ellas se encuentran estas cuatro: modificar el pasado, predecir el futuro, esquivar la muerte y cambiar aquello que depende de la libertad de otros, a no ser que secuestres su voluntad y su conciencia. ¿Sufres porque piensas que los demás son mejores que tú o, por el contrario, te alegras porque los ves inferiores? Las diferencias solo se crean para adueñarse de lo ajeno, o para acaparar privilegios. El hombre se ve tan insignificante en medio del universo que necesita machacar a sus semejantes para no sentir el vértigo de su, propia, nadería. Por lo demás, todos nos complementamos y nadie subsistiría, por mucho tiempo aislado sin el afecto y los recursos que le aporta el resto de la sociedad. ¿Te dejas llevar por las apariencias, dispuesto a sacrificar el mundo que has forjado con mucho sacrificio, por otro creado exclusivamente a base de fantasía? ¿Te comparas con los otros y sufres por no ser igual que ellos? nunca podrás ser como ellos porque entonces dejarías de ser tu mismo. A demás, ten en cuenta que ellos, a su vez, sufren por no tener esa cualidad, esa don que tú posees por insignificante que te parezca.
No lo dudes, este es el pan nuestro de cada día: vivimos como ciegos guiados por otros ciegos, porque el pensar y el razonar, solamente, lo hemos dejado para engordar la cuenta de resultados económicos  y no para vivir en el espíritu; que es, a la postre, él que nos puede llevar del sufrimiento a la paz interior y, finalmente, a encontrar nuestro propio destino. Destino, por otro lado, que llevas marcado dentro de ti; ya que eres el ser más acabado de la creación, un ser imagen de Dios mismo, hecho para amar y destinado a sacar fuera de ti aquello,tan hermoso y peculiar que tienes para regalar a los otros.
Autor: Pedro Chaves Rico                         En Almendralejo 16/052015

Acerca de renaceralaluz

Decidí, hace mucho tiempo, vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos; es decir, intentar, en todo momento, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a la donación y, también, al amor para con los enemigos.

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s