Dice el Papa Francisco que menguar al hermano no le hace a uno ser mejor de lo que es. Hay personas que por sus conocimientos causan admiración en los demás, y otras, en cambio, causan rechazo; ya que, a causa de su baja autoestima, tratan de demostrar su valía, menoscabando la imagen de los otros. Esto, como bien dice el Papa, no te hace mejor ante los ojos de Dios, sino que es causa, por otro lado, de rechazo; lo contrario a lo que buscas. Y, lo peor de todo, crea malestar en la comunión de los santos y el cuerpo místico de la Iglesia, por dañar la buena imagen del prójimo, del hermano. Menoscabar el prestigio de los otros, es una practica, muy, habitual entre algunos de los miembros de grupos humanos diversos; cuya causa reside, unas veces, en los celos y la envidia, y, otras, en el afán de dominio, en la vanidad e incluso, en la baja autoestima. Aspectos, todos de la personalidad, que, aunque difíciles de controlar, pueden mejorar con una buena dosis de autocrítica diaria, más una conciencia, plena, de saberse necesario pero no imprescindible: hay un dicho que nos recuerda, qué, “de imprescindibles está el cementerio lleno”. Esto anterior, sumado a una autoestima suficiente -solo alcanzable en la consciencia de que el valor de la persona reside en ella misma, y no en sus añadidos, a saber: dinero, fama, conocimientos, poder, prestigio, posición- harán una convivencia en paz y harmoniosa, para que muchas empresas y grupos humanos, de cualquier índole, no se vean abocados al fracaso.
Para concluir te haré reflexionar con estas preguntas: ¿A que profesor recuerdas con especial agrado, al que te hizo avanzar en tus estudios o al que más conocimientos poseía, al amigo que te protegió y estuvo contigo en un momento difícil, o al fanfarrón de turno, que escurría el bulto ante las dificultades?
La verdadera sabiduría consiste: primero en analizarte colocándote frente a tu propio espejo; segundo aceptar esa realidad que eres tu mismo, con tus limitaciones; tercero intentar mejorar lo que puedas de tu personalidad sin violencias y castigos a ti mismo, esto solo empeora tu carácter y las relaciones con los otros; cuarto adécuate a la realidad que te ha tocado vivir, siempre y cuando no se pueda mejorar o no haya otra salida: Lamentarse, solamente, crea desasosiego en tu alma y rechazo por parte de los que conviven contigo. Por último, aprecia y explora al máximo las virtudes y dones que tienes (no importa si son muchos o pocos, no olvides nunca que eres un pequeño engranaje, en la rueda del mundo, de suma importancia), ello te hará valioso ante Dios y, también, ante los hombres; aunque estos, unas veces por orgullo y otras por timidez, no quieran o no puedan poner en alza tu dedicación.
Citando a Santa Teresa de Jesús, en su quinto centenario, recordaré unos de sus dichos más celebres: también entre los pucheros anda el Señor”. Muy pronto se dio cuenta Teresa, que, lo importante no es la capacidad, sino la entrega, es decir, hacer las cosas desde el corazón, amando; destino, fin y meta para el que fuimos creados.  

Autor: Pedro Chaves Rico.                                        Almendralejo 10/06/2015

Acerca de renaceralaluz

Decidí, hace mucho tiempo, vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos; es decir, intentar, en todo momento, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a la donación y, también, al amor para con los enemigos.

Un comentario »

  1. Pbro Alejandro dice:

    Excelente aporte Pedro. Ya te lo extrañaba,, Un abrazo

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s