Jesús regresa a la ciudad de Cafarnaún, desde donde había salido, después de haber predicado la Palabra en otros pueblos y aldeas, pués, como nos decía en otro Evangelio anteriormente, para eso había salido, para mostrar a los hombres mediante su Palabra, todos los misterios escondidos en Dios hasta entonces.

En el Evangelio de hoy se nos muestra también como ejemplo, la fe de los sencillos, una fe que limpia de los pecados pero que también puede dar la salud corporal. Una fe que rompe todas las barreras y límites humanos para alcanzar el favor de Dios, y que deja en evidencia la falta de esta, en aquellos que esperan más de sí mismo, de sus conocimientos y de su estatus social, que de Dios. Y es así que los fariseos, aún siendo grandes conocedores de las Escrituras, tenían embotado su conocimiento: sus ojos estaban cerrados para poder reconocer al Mesías en su presencia, a Jesús el hijo de Dios.

Enseñanza: Hoy Jesús, con esta palabra nos esta llamando a creer y confiar en él. Él mismo nos reveló que es Dios, y que como tal ha venido a mostramos el camino a seguir y a sanar nuestras heridas; no hay pecado que no pueda perdonar, salvo el de la incredulidad, pues la persona incrédula, ella misma, se cierra a recibir la gracia de Dios por caminar de espaldas a la luz de Jesucristo, su Salvador.

Oración: hoy Jesús, Señor y Dios mío, vengo a tu presencia, para decirte que creo, pero sé y reconozco que no lo suficiente para recibir todo aquello que tienes reservado para mí, sobre todo el amor, la ternura, la conformidad, la compasión, la paz y la dicha que sólo tú puedes otorgar.
Señor hazme caer de mi altura: de mi orgullo y vanidad, para saber que mi única tabla de salvación está en tí y que yo solo soy el nido donde tú quieres detenerte y reposar. Gracias Papá por escuchar mi oración, me acerco a ti para sentir tu abrazo paternal, y para agradecerte cuanto bien me has hecho por darme a conocer a tú hijo, a ti mismo y al Espíritu Santo; gracias, gracias por este Don recibido de tí y que como pecador no merezco.

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-01-14

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s