Evangelio según San Marcos 9,38-40.

*Juan le dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros».*
*Pero Jesús les dijo: «No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí.*
*Y el que no está contra nosotros, está con nosotros.*

*Comentario:* En este evangelio vemos el corazón expansivo y amoroso de Jesús, que abarca a todo aquel (como proclamaban estos días atrás las lecturas) que le reconoce como hijo de Dios y Mesías y, como añade este Evangelio hoy, también a aquellas personas que actúan -no en su nombre propio o bajo el poder de otras fuerzas- sino en el nombre de Jesús; es decir, bajo el poder omnipotente del único que puede someter demonios y hacer auténticos milagros.

Por otro lado, hay que tener en cuenta algo que en ocasiones se nos escapa de esta lectura y que Jesús puntualiza para hacer la diferencia y tener un verdadero discernimiento entre personas y denominaciones; es decir que Jesús se está refiriendo también a aquellas personas que no están encontrá de él, pero incorporando, a demás, a aquellos que él a elegido, pues dice así: Y el que no está *contra nosotros*, está con nosotros; con aquellos que luego constituirán su Iglesia y sus sucesores a lo largo de los siglos.

La lección, pues, que podemos extraer de esta lectura es, en primer lugar, que el amor de Dios no es exclusivo o privativo de nadie si no rechaza a Jesús y actúa plenamente convencido de que lo hace, como dice en otra parte del Evangelio: en espíritu y verdad. ¿Porque de que le vale decir a uno, soy de Cristo, tengo fe, en su nombre actuo, si luego lleva una doble vida, o es una raíz de amargura, que se expande dentro de su comunidad, dando muerte al espíritu de Dios en él y en la misma?

*Oración:* buenos días mi querido Jesús, hoy como siempre, dandonos una nueva lección de amor y caridad. Como de costumbre te deslizas por encima de las apariencias y de los perjuicios; nos llamas a desapropiarnos de tí, pues en ocasiones perdemos la perspectiva, para olvidar que es todo lo contrario; es decir, que somos nosotros de tu propiedad, y, no solo eso, sino que además nos has hecho el regalo de elevarnos a tu misma dignidad, pagando un precio muy alto por nosotros. ¡Gracias mi amado Jesús un día más por llamarnos a vivir en tu amor y a expandirlo!

Por lo aprendido, hoy me comprometo, en tu Nombre Santo, a mirar por encima de las apariencias y las etiquetas a cada persona en particular y sin olvidar, por otro lado, que también es un hijo tuyo y por tanto un hermano mio.

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s