El Domingo de Resurrección da inicio a los cincuenta días del tiempo pascual que concluye en Pentecostés. La Octava de Pascua consiste en la primera semana de este tiempo de la Cincuentena; se considera como si fuera un solo día, es decir, el júbilo del Domingo de Pascua se prolonga ocho días seguidos, y por eso las lecturas van muy ligadas con las apariciones de Jesús antes de ascender a su morada celestial y eterna para recibir su merecida gloria junto al Padre.

Evangelio según San Juan 20,11-18.

María se había quedado afuera, llorando junto al sepulcro. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabecera y otro a los pies del lugar donde había sido puesto el cuerpo de Jesús.
Ellos le dijeron: «Mujer, ¿por qué lloras?». María respondió: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto».
Al decir esto se dio vuelta y vio a Jesús, que estaba allí, pero no lo reconoció.
Jesús le preguntó: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?». Ella, pensando que era el cuidador de la huerta, le respondió: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo iré a buscarlo».
Jesús le dijo: «¡María!». Ella lo reconoció y le dijo en hebreo: «¡Raboní!», es decir «¡Maestro!».
Jesús le dijo: «No me retengas, porque todavía no he subido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: ‘Subo a mi Padre, el Padre de ustedes; a mi Dios, el Dios de ustedes'».
María Magdalena fue a anunciar a los discípulos que había visto al Señor y que él le había dicho esas palabras.

De Simeón el Nuevo Teólogo:

No te canses, alma mía, en la búsqueda del Maestro.
Como un alma que se ha librado voluntariamente a la muerte,
no vayas a tientas en la búsqueda de tu comodidad, no persigas la gloria ni el goce del cuerpo ni el afecto de tus cercanos.
No mires a la derecha y a la izquierda, sino, tal como comenzaste y, aún más, corre.
¡Apresúrate, sin descansar, para alcanzarlo y tomar al Maestro!
Aunque desaparezca diez mil veces y diez mil veces te aparezca, que así lo inalcanzable sea para ti alcanzable, diez mil veces, o más bien tanto como tus respiraciones.
¡Redobla de ardor para seguirlo y corre hacia él!

Él no te abandonará, no te olvidará. Al contrario, poco a poco, cada vez más se mostrará.
Alma mía, la presencia del Maestro se hará más frecuente y después de haberte perfectamente purificado por el brillo de su luz, el autor del mundo vendrá en ti, habitará en ti, será contigo.
Poseerás la riqueza verdadera que el mundo no posee, que sólo posee el cielo y los que son inscritos en el cielo. (…)

El Maestro de la tierra, que creó al cielo y todo lo que está en el Cielo y está en el mundo, el Creador, el único Juez, el único Rey, habita en ti, se muestra en ti.
¡Que te ilumine completamente con su luz y te haga ver la belleza de su rostro, te acorde verlo en persona claramente y te dé parte en su gloria!
Dime, ¿existe algo más grande?

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s