Jesús en el evangelio de hoy se nos presenta de nuevo como un pastor entregado a sus ovejas a las cuales protege en su redil y a las cuales apacienta fuera de él, siendo él mismo la puerta de entrada que cobija y la puerta de salida hacia la abundancia que abre. Sus ovejas le conocen porque reconocen su voz, la cual les acompaña cada día y saben que esa voz siempre anda pendiente de ellas. Una voz que las protege, las guía y las aparta de precipicios de difícil retorno. Una voz que le pone guardianes e hitos de noche y día, sus ángeles, Santos, y sus Sacramentos contra los asaltantes y atracadores, los cuales solo buscan destruir y matar. Los mismos que entran en el redil sin pasar por la puerta (la puerta estrecha) para conducir a las ovejas con señuelos que imitan la voz del pastor, pero cambiando sus caminos. Este ladrón, al contrario que el Buen Pastor se pone detrás de ellas para evitar los peligros y cuando más distraídas están las deja al borde del acantilado para que caigan. Jesús, como nos dice hoy el Evangelio, es la puerta de entrada y salida, mientras que el ladrón busca otros accesos ideando planes y estrategias para seducir a las ovejas. Sin embargo, las ovejas que ya conocen al Buen Pastor no son fáciles de engañar y se apartan de esa voz, que como canto de sirena, pretende hipnotizarlas, para que en lugar de vida solo encuentren la misma muerte que el asaltante carga escondida en su mochila a las espaldas.

Oración. Buenos días Señor, hoy, de nuevo, escuchamos tu voz tratando de ponernos a salvo de asaltantes y ladrones que quieren confundirnos y dividirnos, para tener más fácil, con sus engañosas y seductoras palabras, sacarnos de tú redil: redil en el que estamos a salvo, porque tus palabras son Vida y en ellas no hay engaño. Señor tú eres el Buen Pastor que has dado la vida por mí, me has rescatado del precipicio de la muerte y, por eso mismo, no me apartaré de tu palabra y de tu ejemplo, que serán para mi, el cayado que me seguirá conduciendo por praderas de abundancia.

https://evangeliodeldia.org/SP/gospel/2022-05-09

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s