Muchas veces nos empeñamos en seguir a líderes humanos, tan erráticos y parciales en el conocimiento de la verdad como nosotros mismos, en ocasiones incluso más porque creen que saben sin saber nada, el mismo filósofo griego ya se percató de ello al enunciar la máxima de: Sólo sé que no sé nada. Y sin embargo desechamos a Aquel que ha bajado del Cielo (el único) y que conoce los cimientos del mundo, del hombre y de todo cuanto existe, porque él mismo los creo.

Martes de la 2a semana de Pascua
El Evangelio del día
Evangelio según San Juan 3,7b-15.
Jesús dijo a Nicodemo: ‘Ustedes tienen que renacer de lo alto’.
El viento sopla donde quiere: tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu».
«¿Cómo es posible todo esto?», le volvió a preguntar Nicodemo.
Jesús le respondió: «¿Tú, que eres maestro en Israel, no sabes estas cosas?
Te aseguro que nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio.
Si no creen cuando les hablo de las cosas de la tierra, ¿cómo creerán cuando les hable de las cosas del cielo?
Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo.
De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto,
para que todos los que creen en él tengan Vida eterna.

Santa Teresa Benedicta de la Cruz
Edith Stein, (1891-1942), carmelita descalza, mártir, copatrona de Europa

Poema “Noche Santa” (traducido de “Malgré la nuit”, Ad Solem, 2002, 21;
“Para que todo el que cree, obtenga por él la vida eterna”
Mi Señor y mi Dios,
me has conducido por un camino oscuro, pedregoso y duro.

A menudo, mis fuerzas parecían querer abandonarme,
ya casi no esperaba ver un día la luz.
Mi corazón se iba petrificando en un sufrimiento profundo,
cuando la claridad de una dulce estrella se levantó a mis ojos.

Fielmente me guió y yo la seguí
con paso tímido primero y más seguro después.
Finalmente llegué delante de la puerta de la Iglesia.
Ella se abrió. Pedí entrar.

Tu bendición me recibe por las palabras de tu sacerdote.
En el interior unas estrellas se suceden,
unas estrellas de flores rojas que me indican el camino hasta ti…
Y tu bondad permite que iluminen mi camino hacia ti.
El misterio que debía guardar escondido en lo profundo de mi corazón,
puedo desde entonces proclamarlo en voz alta:
¡Creo, confieso mi fe!

El sacerdote me conduce hasta las gradas del altar,
inclino la frente,
el agua santa corre sobre mi cabeza.

Señor ¿es posible que alguien pueda renacer
cuando ya ha transcurrido la mitad de su vida? (Jn 3,4).
Tú lo has dicho y para mí se ha hecho realidad.

El peso de las faltas y las penas de mi larga vida me han dejado.
¡De pie, he recibido el manto blanco colocado sobre mi espalda,
símbolo luminoso de la pureza!

Llevé en mi mano el cirio
cuya llama anuncia que arde tu vida santa en mí.
Mi corazón desde entonces se convirtió en el pesebre que espera tu presencia.
¡Por poco tiempo!

María, tu madre, que es también la mía, me ha dado su nombre.
A medianoche deja en mi corazón su hijo recién nacido.
¡Oh! Ningún corazón humano puede concebir
lo que tú preparas a los que te aman (1Cor 2,9).

Tú eres mío desde ahora y ya nunca más te dejaré.
Dondequiera que vaya la ruta de mi vida, tú estás conmigo.
Nada podrá separarme jamás de tu amor (Rom 8,39).

Acerca de renaceralaluz

Decidí hace ya mucho tiempo vivir una vida coherente en razón de mis principios cristianos, lo que quiere decir que intento, en la medida que alcanzan mis fuerzas, llevar a la vida lo que el corazón me muestra como cierto: al Dios encarnado en Jesucristo con sus palabras, sus hechos y su invitación a salir de mi mismo para donarme sin medida. Adagio: El puente más difícil de cruzar es el puente que separa las palabras de los actos. Correo electrónico: 21aladinoalad@gmail.com

Puedes dejar tu opinión sobre esta entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s